A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

La profesora Suki Kim dio clases de inglés durante dos semestres del año 2011 en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang en Corea del Norte. La universidad era una institución privada que fundaron cristianos evangélicos estadunidenses y sudcoreanos. Las siguientes son observaciones de cautela para no meterse en problemas durante una estancia en Corea del Norte.

Vístete para ir a clases como si fueras a un mítin laboral. Los jeans están prohibidos. A Kim Jong II no le gustan los jeans azules porque los asocia con Estados Unidos.

Cuando pongas un pie fuera del campus —cosa que no ocurrirá a menos de que se haga una salida para ir de compras o una  turística— no te acerques a nadie ni le hagas conversación. Si tienes que hacerlo, debe ser por una buena razón.

Si viene un estudiante y te pide una Biblia, debes ser muy cortés y decirle que no puedes hacer eso. Siempre hay una posibilidad de que te hagan estas peticiones para ponerte a prueba. A un miembro de la facultad lo engañó un escolta y le pidieron que dejara el país.

Cuidado con tu terminología: (debes usar) Gran Líder, Querido Líder, Precioso Líder. Mejor aún, no discutas nada al respecto. Cuidado con las imágenes, también. Por ejemplo, Air Koryo ofrece revistas para los vuelos domésticos. Te llevas una de ellas a tu oficina y tiene una imagen de Kim Jong Il, y supongamos que te sientas sobre ella por error. En tremendo lío te metiste. Lo mismo con los retratos de Kim Il Sung en los broches que lleva puestos todo norcoreano. No tires, dobles, rompas o dañes ninguna representación visual de ellos.

Cuidado con los regalos. No debes darle una cosa a una persona; tienes que dársela a todos. De otro modo, puede considerarse un soborno.

No digas Buján (Corea del Norte) o Namán (Corea del Sur). Choson (el nombre para el último reino coreano) es el nombre que Corea del Norte se da a sí misma.

No hagas comparaciones. Por ejemplo, no digas que su comida es distinta de la tuya porque tal cosa puede tomarse como crítica.

Nunca insinúes que hay algo malo en su país.

 

Fuente: Harper’s, septiembre 2014.

00-cabos

 

4 comentarios en “Cuidado y te sientes sobre el Líder

  1. Una manera de declararle la guerra al reino de Corea del Norte: arrojar desde el aire o disparar desde el otro lado de la frontera rollos de papel de baño con la foto del amado líder en cada cuadrito.

  2. Lo de la restricción en los regalos no me parece mal. Pienso que más que político es un factor cultural de los países orientales que piensan más colectiva que individualmente.

  3. Es un régimen donde el culto a la personalidad exigida hacia su líder raya en la locura. Nada más por ese solo motivo es un régimen peligroso, y si la megalomanía de ese sujeto que está en el poder de Corea del Norte se acentúa, se volverá más peligroso aún. Un régimen autocrático tan demencial y opresivo para su pueblo, no tiene cabida en un mundo interrelacionado, donde no puede haber islas sociales autárquicas. Las relaciones comerciales son inevitables e imprescindibles en un mundo globalizado. Se evitan solamente en sistemas económicos y políticos cerrados como el de este país, pero lo que conlleva es un gran sufrimiento para las masas sociales; no así para las cúpulas políticas en el poder.