Dios, el señor que está arriba, se paró y miró para abajo. Dio orden a las hormigas de que secaran la tierra. La secada de la tierra es una historia muy bonita y larga, es historia de gente, no es cuento.

Las hormigas secaron la tierra. Dios dijo que trajeran semillas para sembrar. Los pájaros vinieron con muchas semillas de sandía, calabaza y maíz.

04-hormigas

Luego hubo animales. Ellos se peleaban mucho. Los pájaros trajeron la semilla, pero el corbejón mató al pescado, la garza también mató al pescado y el pelícano mató al pescado. Todos mataban al pescado. Cuando no había siembra, todos mataban al pescado.

El zopilote, que es un animal muy apestoso, no mató al pescado, él venía y limpiaba. Él apestaba mucho, pero limpiaba.
El cuervo sembró sandía, calabaza y maíz, era muy trabajador.

Cuando la siembra nació, el cuervo se comió el maíz y dijo, ahí les dejo al corbejón, al pelícano y a la garza, la sandía y la calabaza para que coman. Esto fue cosa de gentes, no es cuento.

Fue así como quedó todo aquello. Esta historia es de los abuelos, así lo platicaron.

Fuente: “Mito cucapá de la creación”. Versión de Juan García Aldama, Pascuala Sáiz y Jesús Ángel Ochoa, Sociolingüística de Baja California, 1983, en: Luis Cortés Bargalló, Baja California. Piedra de serpiente. Prosa y poesía (siglos XVII-XX), I, Conaculta, México, 1993.