A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

El 23 de marzo de 1994 un sombrío migrante michoacano asesina de un tiro en la cabeza al candidato presidencial Luis Donaldo Colosio. Las cámaras de televisión captan el momento. Este asesinato será el más visto en la historia de México y uno de los más oscuros: nadie creerá en la versión de las autoridades, nadie creerá más que en lo que quiera creer. A 20 años de distancia, ofrecemos tres piezas periodísticas sobre el magnicidio. En la primera, Héctor Aguilar Camín traza el laberinto de confusiones y malos entendidos por el que deambuló Colosio desde que fue elegido como sucesor de Salinas, y del que había emergido triunfante antes de su visita a Lomas Taurinas. En la segunda, Héctor de Mauleón recrea declaraciones de personas que aseguraron estar en poder de información útil para esclarecer el asesinato, y obtiene la instantánea de un mundo de delirio, locura y falsos testimonios. Carlos Marín presenta las 18 versiones del atentado que Mario Aburto tejió a través de sus declaraciones: el retrato interior del hombre que aquella tarde, en Tijuana, cambió con dos tiros el curso del país.

01-colosioensulaberinto

 

3 comentarios en “Colosio en su laberinto

  1. Ya es HORA de dejar en PAZ a COLOSIO, Los asegunes, el morbo y las palabras derechas o checas no embonan en nada a que El vuelva, entonces? QUE NECESIDAD de seguirle al mas extilo de Agati Kristi .-VIVA COLOSIO.-

  2. Qué bárbaro! Esta es una verdadera Crónica del Poder, sin querer desdeñar a nadie, el número entero lo vale por este ensayo. Creo que es el mejor retrato que se haya hecho no solo sobre Colosio sino sobre su contexto y los principales personajes (Salinas, Camacho), que rodearon el fatal
    acontecimiento.