08-bloodymiami

Bloody Miami (o Back to blood), de Tom Wolfe es:

•          Otra hoguera de las vanidades,
•          Una ciudad singular, rodeada de mar y Estados Unidos,
•          Guetos cubanos que se atreven a decir su nombre,
•          Feria de identidades,
•          Carnaval de prejuicios,
•          Estamentos sociales en perpetua tensión,
•          Ruleta de particularismos étnicos, culturales, de clase,
•          El universo de los “migrantes recientes”,
•          Arco iris de la piel como adscripción inescapable,
•          Historia de un héroe rechazado por los suyos,
•          Adictos a la pornografía tratados por un adicto a la pornografía,
•          Snobismo que recubre snobismo,
•          Celebridades excedidas,
•          Arribismo puro y duro,
•          Megalomanía sin fronteras,
•          Poses dictadas por el sentido de pertenencia,
•          Perol efervescente de sueños y ambiciones,
•          Altas descargas de sexualidad flotando en el ambiente,
•          Todos contra todos, campal por la vida (wasps vs cubanos, cubanos vs negros, negros vs haitianos, negros vs blancos, rusos vs blancos…),
•          Alianzas de conveniencia (¿hay de otras?),
•          Degradaciones en serie y en serio,
•          La envidia como motor de la historia,
•          Un médico trepador como Tarzán,
•          Una enfermera deslumbrada por “los otros”,
•          Los nuevos juicios sumarios de YouTube o la manipulación de videos,
•          Estafadores victoriosos,
•          Imposible crisol de culturas,
•          La fama o ábrete sésamo,
•          La fama o pompa de jabón,
•          Ironía, ironía y más ironía,
•          Machismo omniabarcante,
•          Juegos de influencias,
•          Competencia sin fin,
•          Arte pictórico desvencijado, plaza de mercaderes,
•          Tragedia cotidiana, es decir, comedia grotesca,
•          Reservación rusa en el sureste norteamericano,
•          El Zar trucado de la Florida,
•          Dinero y poder,
•          Satisfacción de producir miedo,
•          La misma enfermera y su vano intento de fuga o un “coño utilizado” digno de ser barrido como basura,
•          Mascarada de los oligarcas rusos,
•          Caricaturas étnicas,
•          “El mayor chanchullo en la historia del arte”,
•          Larga huida hacia ninguna parte,
•          “¿Algo peor que la muerte? La humillación”,
•          Y todo con Happy End (o casi).

José Woldenberg
Escritor y ensayista. Es autor de Nobleza obliga, Política y delito y delirio. La historia de tres secuestros y El desencanto, entre otros libros.

 

Un comentario en “Bloody Miami