Papas souflées

El 26 de agosto de 1837 se inauguraba el primer ferrocarril entre París y Saint Germain. El banquete oficial ofrecía, entre otras cosas, un filete con patatas fritas. El tren tardaba —naturalmente—, y el cocinero, no sabiendo qué hacer, se vio en la necesidad de retirar las patatas del baño hirviente. Cuando se presentaron Luis Felipe y la reina Amelia, mientras la música atacaba los primeros compases, el cocinero, encomendándose a todos los santos, volvió a meter en la grasa sus patatas, preguntándose qué iría a suceder. ¡Oh portento! Sucedió que las patatas se inflaron y doraron. Y así nacieron las pommes souflées, que Luis Felipe se hizo servir hasta dos veces y que admiran las generaciones. Prefiérase la patata holandesa, de color amarillo.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2013 Diciembre