De la nación melancólica al pueblo democrático

La mejor forma de criticar al socialismo es dudar de la existencia de la sociedad. Eso fue precisamente lo que hizo Margaret Thatcher en 1987 cuando enunció el famoso epitafio al socialismo inglés del siglo XX: there is no such thing as society. Sin embargo, no hay mentira más grande. Sí hay sociedad, y todo proyecto político la necesita. Ni el individualismo más radical puede prescindir del sujeto colectivo que hace falta para crear un plan a futuro. Pero Thatcher escogió bien su blanco porque es cierto que el socialismo no ha sabido explicar quién o qué es la sociedad y, sobre todo, no ha sabido contestar con qué derecho la pone por encima de los intereses individuales en algunas ocasiones. El riesgo que se corre al no responder estas preguntas es poner en peligro la democracia y dejar que el socialismo se convierta en nacionalismo excluyente o en populismo.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2013 Diciembre