Señales contradictorias

No es fácil descifrar al gobierno de Enrique Peña Nieto. Por un lado parece que abraza la ortodoxia en materia económica al impulsar una agenda de reformas que buscan promover la competencia, la productividad y el crecimiento. Por el otro, sin embargo, propone políticas que pueden romper con esa ortodoxia. Lo más palpable y reciente es el cambio en materia de endeudamiento propuesto en el paquete hacendario, aprobado apenas hace unos días. Solicitó y se le concedió un monto de endeudamiento importante bajo la promesa de retornar al equilibrio luego de unos años, de acuerdo a la regla de balance estructural incluida y aprobada en el paquete. En este primer año de gobierno el presidente manda señales contradictorias y por eso resulta difícil ubicarlo como un reformador convencido.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2013 Diciembre