A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Mis miedos creen que yo soy el monstruo. (@XIMARRONE)

Dios no es malo pero no comprendo a veces su sentido del humor. (@Rneewolf)

Los llamo sólo para pedirles favores no por interesada, sino para demostrarles que aún los considero útiles. (@todoalnatural)

No valoras realmente lo que tienes hasta que llega tu madre y te dice: ¿Esto lo quieres o lo tiro?  (@MayreRL)

“Yo te leo desde que tenías trescientos followers”, es el “yo te cargué cuando eras bebé” versión tuitera. (@AgnesBeauchamp)

Partamos de que los que follan mucho no vienen  a escribirlo aquí. (@VirusParasito)

Si descubro un duende en mi morral lo llevaría  al baño de las niñas para que las asuste.  (Fran, 10 años, citado por @Guashabita)
“Quien escribe con claridad tiene lectores;  quien escribe oscuramente tiene comentaristas”. (Albert Camus, citado por @luistovars)

Dicen que hay música que te transporta a otros lugares. Por ejemplo, hoy pusieron a Ricardo Arjona en un bar y me fui a otro bar.  (@massturbo)

Mi parte favorita de la Biblia es cuando Dios  da libre albedrío a todos y luego los mata  con una inundación por no actuar como Él quería. (@todoalnatural)

En el guardarropa de la red, los tweets son sus pantalones cortos. (@eduardoulibarr1)

Cada vez que compras un libro, un distribuidor se compra una camisa, un editor una camiseta, un librero un café y un escritor un chicle. (@carlossisi)

Qué tristeza que se extingan los osos  y no la gente que se pone gorro de orejas de panda.  (@JulianaAbaunza)