Apostamos el alma… y la perdimos

Hace menos de cinco años veía a un sex-amigo muy joven: más joven que la Alemania unificada. En eso encontró anunciado un recital con los Coros del Ejército Rojo y neceó hasta que lo llevé. Estuve convencido de que yo la iba a pasar mal, pero no creí que tanto… ni tantos. Comenzó como un nudo en la garganta, luego ojos brillantes, luego una lágrima discreta; pero llegó Katiusha, después Kalinka con su largo y atenorado “Kaaaaaaaaaaaaaa… linka…” y como por una ventana por la que escurre lluvia pude ver hileras completas de gente con pañuelos en el rostro, algunos cantaban (en ruso), las mujeres tenían el rímel corrido. Mi amigo no entendía. En la fila de atrás se oyó algún sollozo, me miró intrigado, sin atreverse a voltear.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2012 Diciembre