Enrique Vila-Matas,
Aire de Dylan,
Seix Barral,
México, 2010, 325 pp.

Lo que el narrador de esta novela llama “el ingrato teatro de nuestro destino” alude por partida doble a la sospecha de que los hijos repiten el guión protagonizado por sus padres y a la sensación de que todo aquello que resulta inaceptable constituye “el núcleo duro de nuestra única realidad”. Todo en Aire de Dylan conduce a Hamlet y no al camaleón de la música norteamericana: las dudas de un joven indolente que recibe las visitas del fantasma de su padre, la conducta adúltera de la madre, la ironía amenazadora del amante. No vaya a creerse que Vila-Matas se ha puesto serio. Su tono es el de la comedia. No por ello desdeña la tarea de reflexionar sobre la autenticidad en el arte y la proximidad de la vejez. Como en otras ocasiones, no ha dejado pasar la oportunidad para declararle su amor-odio a Barcelona, una proyección del reino de Dinamarca. (Roberto Pliego)

Marguerite Duras,
Moderato cantabile,
Tusquets,
México, 2012, 131 pp.

Qué capacidad la de Duras para sacar agua del desierto. Sabía encontrar las debilidades humanas ahí donde en apariencia todo permanecía en calma. Es el caso de esta novela, perturbadoramente “moderada”. En una ciudad portuaria de alguna región de Francia, un hombre y una mujer casada —también una madre diligente—, dos desconocidos, se encuentran en un café para obtener las razones por las cuales un joven ha matado a tiros a su pareja. Creemos presenciar una sucesión de diálogos anodinos, comentarios sobre el clima o la bondad del vino. Y sin embargo… nada es lo que parece ser. Las palabras enmascaran, mantienen a raya la insatisfacción. Leemos y, a medida que interiorizamos la cadencia y el ritmo, vamos viendo emerger a una sociedad en donde los sentimientos femeninos han sido moldeados como se moldea una estatua de cera. (R.P.)

Miguel Capistrán (ed.),
Borges y México,
Random House,
México, 2012, 405 pp.

“El vago azar o las precisas leyes” darán fama a esta reedición del libro original Todo México (1999), sobre los tres viajes del escritor argentino a nuestro país; mas no lo harán en razón de los textos de 30 autores mexicanos (Paz, Pacheco, Fuentes, Reyes, Villaurrutia, et al.) contenidos en el volumen, ni por compilar éste los escritos del propio Borges sobre nuestro país y algunos de sus escritores (Reyes, Rulfo, Arreola, Maples Arce, Jenaro Estrada, Nervo). Será malamente recordado por el fallo de la escritora Elena Poniatowska de atribuirle a Borges un poema sabidamente apócrifo. Ello obligó al retiro de esta edición y a su reposición con una nueva versión sin ese texto fallido. (Alejandro de la Garza)


Jorge Flores Oliver,
Apuntes sobre literatura barata,
Tierra Adentro,
México, 2012, 131 pp.

La importancia cultural de la novela gráfica en Estados Unidos, Europa y Japón ha impulsado su práctica y publicación en México así como sus primeros estudios, análisis y valoraciones. El artista gráfico Blumpi traza con estilo narrativo, rigurosidad informativa y documentadas fuentes, una breve historia del cómic, las tiras cómicas, la novela y el chiste gráficos, desde su génesis en pictogramas e ideogramas hasta la explosión de superhéroes, detectives, manga y hentai japoneses en el siglo XX. El trayecto se detiene en representantes superiores del género (Spiegelman, Eisner, Ware, Burns) así como en revistas clásicas y en los cómics para adultos. Sobre México echa un vistazo para destacar la importancia de profundizar en el tema. (A.G.)

Etgar Keret,
Pitezzería Kamikaze y otros relatos,
Sexto Piso,
México, 2011, 107 pp.

Salman Rushdie ha dicho que Etgar Keret (Tel Aviv, 1967) “es un escritor brillante, completamente distinto a otros que yo conozca. Es la voz de la nueva generación”. Sin duda lo demuestran sus libros: Extrañando a Kissinger y Un hombre sin cabeza. Los cuentos de Keret, a quien esperamos el año pasado en la Fil de Guadalajara y finalmente no llegó, no sólo plantean atmósferas absurdas en apariencia cotidianas, también tiene el don de la brevedad, lo cual lo hace doblemente digerible para los lectores, en su mayoría jóvenes. Sus personajes suelen caminar por la cuerda floja de la vida, y aunque a veces estén muertos, como sucede en el cuento que da título a este libro, no deja uno de pensar en las paradojas que los atan con la realidad actual. (Margarito Cuéllar)

Emilio Coco,
El don de la noche y otros poemas,
La Otra/ UANL,
México, 2011, 140 pp.

El poeta italiano Emilio Coco (Foggia, 1940) no sólo destaca como hispanista, editor y traductor de la poesía hispanoamericana al italiano, también es poeta y, curiosamente, aunque el español no es su idioma madre, conserva un fino sentido del humor, una ironía que nos permite seguir las pasos de sus poemas, además de que le da a la muerte, más allá del tono trágico, un sentido de conversación. Traductor él mismo de la mayoría de los textos de este libro, la figura del padre emerge desde los hospitales y la enfermedad en una ruta que transita por la alegoría y el dolor. Esta temática se unirá a la de la muerte del hermano, donde hace de la ausencia un recurso de la memoria, un homenaje en el que más que la queja predomina el recuerdo. (M.C.)