WELLINGTON, Nueva Zelanda.- El hábito de una mujer de tomar siete litros y medio (dos galones) de Coca-Cola diarios probablemente contribuyó a su muerte, aseguran expertos.
Natasha Harris era una mujer de 30 años de edad, madre de ocho, de Invercargill que murió de un ataque cardíaco en 2010. Fairfax Media dijo que un patólogo testificó el jueves que ella probablemente sufría de hipopotasemia, o bajo potasio, causado por el consumo excesivo de Coca-Cola y en general una mala nutrición.
La pareja de Harris dijo que ella llegaba a beber hasta 10 litros (2.6 galones) de Coca-Cola al día.

Fuente: AP/El Universal, abril 20, 2012.