De a treinta por señor

DIDEROT: Mire usted alrededor, mi querido amigo. ¿De qué vive la hermosa ciudad de París? Contamos en la corte con tres controladores de los orinales reales, con siete quita-callos y setenta y cinco confesores. Se dice que estos parásitos le quitan al pueblo francés el pan de la boca, y es verdad. Pero supongamos que suprimimos todo lo superfluo, incluido el lujo que se ceba en la pobreza. ¿Qué será entonces de las abaniqueras, de los ebanistas y doradores, de los cinceladores, fabricantes de espuelas y portadores de sillas de manos? ¿Qué será de sus mujeres e hijos? Resulta fácil decir: ¡fuera el derroche, se acabó la abundancia! Catorce mil barberos y peluqueros morirían de hambre en París, por no hablar de las treinta y cinco mil prostitutas que ejercen su profesión en esta maravillosa ciudad, y de los ciento cincuenta mil lacayos, y de los innumerables cocheros y mozos de cuadra. Ni quiero mencionar a los ochenta mil mendigos y ladrones, que también suponen un contingente considerable…

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2012 Febrero