La bancarrota moral

Hace ya algún tiempo, muchos como yo creíamos que México se hallaba en el proceso de una transición a la democracia. Hoy constatamos que ese proceso se ha interrumpido. Muchos hablan hoy de la violencia imperante, de los cadáveres que aparecen cada día como testimonio de que algo está descompuesto; de cientos de cuerpos mutilados o calcinados, de personas muertas que aparecen en las vías públicas con huellas de torturas o decapitadas. Sin embargo, hasta ahora no han sido los filósofos o los teóricos de la política los que han dedicado sus esfuerzos a tratar este tema, sino los periodistas y los novelistas.1 Necesitamos ahora de otras claves analíticas y reflexivas para comprender lo que nos pasa y por qué. ¿Cómo fue que llegamos hasta aquí?

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2012 Febrero