A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Paul Wenner es un hombre con una enorme vitalidad. Trabaja 80 horas a la semana y dice que tiene “mil ideas millonarias en el tintero”. Para muestra basta un botón: hace 30 años no existía la hamburguesa vegetariana, y Wenner la inventó. Su creación está registrada como Gardenburger® y tiene reconocimiento mundial.

reparar

El problema es que la gente más sana y vital también puede sufrir problemas cardiacos. Wenner descubrió que tenía una válvula mitral enferma y que una operación a corazón abierto era la solución más viable. Él nunca tuvo la costumbre de seguir el camino tradicional, así que buscando un tratamiento innovador encontró una operación experimental en el Cedars-Sinai Medical Center de Los Ángeles que le ahorraría la penosa situación de que le abrieran la caja torácica. Se registró en el programa.

Enterarse de su enfermedad fue una desagradable sorpresa para Wenner. Llevaba cuatro décadas de ser vegetariano y mantener sus niveles de colesterol debajo de los 100mg/dL cuando las normas dictan que cualquier cifra debajo de 200mg/dL es ideal para evitar enfermedades cardiacas. Wenner no podía creerlo.

Los primeros síntomas se presentaron hace cinco años: un cansancio extremo en el día acompañado de una sensación rara en el pecho, “como si tuviera un pescado nadando por dentro”, explica Wenner. También desarrolló problemas respiratorios.

Los estudios confirmaron el tipo de afección. Se denomina regurgitación mitral y ocurre cuando los dobleces de la válvula mitral no sellan bien. La válvula es de un solo sentido y separa la cámara alta de la baja en el lado izquierdo del corazón. El resultado de esta falla son fugas que hacen que la sangre fluya a contracorriente provocando mala circulación, dificultad para respirar y, finalmente, arritmias.

El primer cardiólogo al que visitó Wenner le recomendó la operación tradicional que consiste en una reparación quirúrgica que implica abrir la caja torácica y detener el corazón. “Nunca me ha gustado lo estándar, lo establecido”, dijo Wenner.

Dedicó su tiempo a buscar tratamientos alternos en internet y encontró el nombre del director del Interventional Cardiac Research en el Cedars-Sinai, el doctor Saibal Kar, que es una de las figuras centrales que están revolucionando los métodos para reparar fallas cardiacas.

El doctor Kar es jefe de una investigación que acaba de pasar a la Fase II de estudios clínicos. Lo que él y su equipo están desarrollando es un instrumento llamado MitraClip®, y constituye el primer sistema de reparación de válvula percutáneo en el mundo. En estos momentos, la FDA (Food and Drug Administration, organismo encargado de regular la entrada al mercado de medicamentos) de Estados Unidos analiza la posible aprobación para su uso, pero el invento ya obtuvo el sello CE (Conformité Europénne) que permite su uso como tratamiento estándar en Europa. El MitraClip es una opción viable para pacientes que no puede soportar una operación a corazón abierto y que se beneficiarían de un procedimiento poco invasivo.

La cirugía de intervención ha evolucionado mucho en las últimas tres décadas, en especial con las técnicas de catéter y la imagenologia de 3D. Aprovechando estos recursos, los cardiólogos introducen un catéter (básicamente un tubo delgado y flexible) por las venas de la ingle o el brazo y lo guían hasta el corazón o arterias coronarias. Hace 10 años un catéter se usaba sólo para cauterizaciones cardiacas, cosas simples como liberar bloqueos coronarios, pero ahora puede curar arritmias, válvulas deficientes y bloqueos mayores que usualmente requieren operaciones a corazón abierto.

El MitraClip es parte de una nueva tendencia en cardiología. El Cedars-Sinai investiga la posibilidad de aplicar las técnicas de catéter para reemplazo de válvulas aórticas, injertos medicados para abrir arterias y hasta implantar sistemas de monitoreo de posibles ataques cardiacos. El Cedars-Sinai es el centro que tiene el récord de más reparaciones y reemplazos de válvulas cardiacas con procedimientos no invasivos de Estados Unidos.

En abril de 2006, el doctor Kar colocó un MitraClip en la punta del catéter y lo guió por una vena hasta la válvula mitral del señor Wenner y lo ancló con cuidado a los dobleces de la válvula. La operación corrigió el problema respiratorio y la arritmia de Wenner por cuatro años, y cuando regresaron los síntomas, un segundo MitraClip fue una solución permanente. El señor Wenner no ha vuelto a tener complicaciones.

Candace Pearson. Escritora de Los Ángeles, California. Se especializa en historias de salud e investigación biomédica.