A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Según una antigua aunque poco fidedigna historia, cierta vez el pintor Pablo Picasso le dio unos cuantos poemas de su cosecha a la escritora norteamericana Gertrude Stein para que se los comentara. A medianoche, Picasso fue despertado con violencia mientras dormía. Era Miss Stein, que lo sacudía furiosamente y le gritaba: “¡Pablo! ¡Pablo! ¡Levántate y pinta!”.

Fuente: Richard Taruskin, The New York Times, julio 27, 2003.