A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

El 1 de mayo fue:

• efeméride,

• polvo de aquellos lodos,

• muestra expresiva de la debilidad y la centralidad (aunque usted no lo crea) del sindicalismo,

• recuerdo borrado de los Mártires de Chicago,

• gritos y susurros,

• fecha de un santoral laico,

• día internacional de los trabajadores,

• reclamos específicos, voces airadas, ¿intento de una nueva relación entre el gobierno y el sindicalismo?,

• aniversario de la iniciativa de la Internacional Socialista,

• reto para la burocracia sindical,

• un momento de visibilidad pública del mundo del trabajo, normalmente fuera de cuadro,

• ¿códice indescifrable?,

•  ritual que se modifica,

•  espejo de las dificultades para la innovación,

•  cachuchas y chamarras nuevas,

•  marchas en plural,

•  intentos de unidad, declaraciones de unidad,

•  planteamientos inaudibles,

•  diversidad sin rumbo claro,

•  fecha para desempolvar siglas y banderas,

•  guiños y gestos,

•  pronunciamientos socarrones,

•  gritos de auxilio, gritos en el cielo,

•  baño de vapor,

•  la persistencia de los vampiros,

•  ¿actos vanos?,

•  vía de apremio,

•  malestar manifiesto,

•  síntoma de envejecimiento prematuro,

•  paseo por las calles… en martes,

•  “¿sabes tú porque me río, porque yo no tengo plata, hay muertos que no hacen ruido, porque andan en alpargata”,

•  pastoreo y resistencia,

•  mantas y más mantas,

•  el Zócalo como recipiente,

•  quemas,

•  fuerza latente,

•  lanza cascada, resortera previsible,

•  movimiento intermitente,

•  ¿pasado, presente o futuro?,

• trajín,

•  molde caduco,

 y sin embargo, los trabajadores aún están ahí.

 

José Woldenberg
Consejero Presidente del IFE. Entre sus libros, La mecánica del cambio político en México.