A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

En la última edición del Foro Económico Mundial, realizado en Davos, Suiza, se afirmó que el mercado de Internet está despertando. Tres mil empresarios, políticos y expertos debatieron sobre el futuro de la industria informática. Los empresarios expresaron su confianza en la Red debido a su gran capacidad masiva, pero muchos inversionistas observan con escepticismo a las empresas tecnológicas.

En el inestable entorno económico, los inversionistas muestran optimismo después de que la Reserva Federal (Fed) realizó el primer recorte a la tasa de interés el pasado 3 de enero. Las acciones subieron a pesar de que los inversionistas sabían que, a corto plazo, el soporte económico podría hundirse, a medida que la economía continuaba desacelerándose; pero confiaban en que las bajas de las tasas darían resultado, evitando así el abismo económico. Luego vinieron las malas noticias: ventas débiles al por menor, comportamiento flojo en la economía de servicios; para rematar, la mala perspectiva de ventas de Cisco Systems confirmó las malas expectativas.

Después del segundo recorte a la tasa de interés por parte de la Fed, el 31 de enero, la evolución del mercado accionario confundió a los optimistas, al reaccionar a la baja en vez de a la alza. Tras registrar un avance del 12% en enero, el índice Nasdaq perdió casi todo el terreno ganado este año. Los grandes indicadores bursátiles estadunidenses han caído prácticamente a los niveles de inicios de año.

¿Qué significa, entonces, el comentario de Davos? ¿Acaso se trata de otro espejismo? Hay datos que permiten analizar el impacto de la economía digital y la incorporación de la tecnología de la información a los procesos de las empresas. El cuarto reporte del Centro de Investigaciones en Comercio Electrónico de la Universidad de Texas, titulado Indicadores de la Economía de Internet en los Estados Unidos, mide el crecimiento en puestos de trabajo y en ingresos generados por la economía de Internet durante el primer semestre del 2000. De acuerdo con el estudio, la economía digital soporta más de 3 millones de trabajadores en la actualidad, incluyendo 600,000 nuevos puestos. Esto representa cerca de 60,000 trabajadores más de los que emplea la industria de los seguros, así como el doble de las personas empleadas por la industria de bienes raíces.

La tasa de empleo en las empresas vinculadas a la economía digital está creciendo a un ritmo más rápido que la tasa de empleo de la economía en su conjunto —con un ritmo del 10% entre el primer trimestre de 1999 y el primer trimestre de 2000—. Los empleos relacionados con Internet crecieron un 29% durante el mismo periodo. Ambas cifras superan la tasa de crecimiento de los empleos no relacionados con Internet, que aumentó en un 6.9.

Destaca la participación de las empresas punto-com que han sido el rostro de la economía de Internet. Ellas representan una porción relativamente pequeña con el 9.6% de los ingresos del sector.

Se estima que la economía digital generó 830,000 millones de dólares en ingresos durante el 2000, lo que significa un aumento del 58% en comparación con 1999 y un 156% en relación a 1998, cuando la nueva economía generó 323,000 millones de dólares en ingresos.

Los ingresos de la economía de Internet están creciendo a un ritmo dos veces más rápido que su tasa de empleo. En el segundo trimestre del año pasado los ingresos aumentaron un 58.8% en comparación al mismo periodo de 1999, en tanto que la tasa de empleo creció un 22.6 por ciento.

Los ingresos relacionados con Internet constituyen una parte creciente de los ingresos de las empresas, pues representan la quinta parte de los que tienen otro origen. Pero lo importante es que los primeros están creciendo tres veces más rápido que los ingresos corporativos totales. Mientras los ingresos crecieron en 23,000 millones de dólares entre el primer trimestre de 1999 y el primer trimestre de 2000, los ingresos relacionados con Internet crecieron en 68.000 millones de dólares durante el mismo periodo.

Los empleados vinculados a la economía digital se han convertido en trabajadores más productivos. El ingreso por empleado aumentó en un porcentaje estimado en 11.5%, lo que es tina evidencia de las mejoras en productividad generadas por Internet.

Las empresas de la nueva economía generaron 1 de cada 5 dólares de ingresos con Internet. Incluso cuando la economía general experimenta cambios bruscos, las fuerzas de la economía de Internet continúan influyendo en la economía de una forma sin precedentes, generando ahorros tanto para los negocios como para los consumidores.

 

Gabriel Grinberg
Periodista.