En estas mismas páginas dijimos hace un mes que no debía permitírsele a Bora Milutinovic la coartada de que a la Copa América llevaba “un equipo de jóvenes” para “darles descanso a los mayores”, y que así se justificaría cualquier derrota. No: la idea fue tomar con seriedad la decisión de Bora y dar por hecho que había llevado su mejor equipo a la Copa América, como debe llevarse siempre a cualquier competencia internacional. 

La cosa salió bastante bien. México hizo un buen papel en la Copa América y Bora demostró que había llevado al mejor equipo. Y es claro que un equipo que hace tan buen papel en una Copa América es el equipo que debe ir a Francia 98 y actuar en los juegos eliminatorios que faltan, puesto que sus jugadores demostraron ser los mejores futbolistas de México en este momento. 

Bien hecho, Bora, ya tienes a tus titulares. Y no hay razón alguna para convocar a la selección a Jorge Campos, Ramón Ramírez, Carlos Hermosillo, Luis García, Alberto García Aspe, Alberto Coyote, Zague, Benjamín Galindo, Marcelino Bernal, y a otros que no hicieron la menor falta en Bolivia.