En su edición de marzo, la revista Wired publica una entrevista con el escritor y semiólogo Umberto Eco. En cierto momento, el entrevistador le pregunta qué haría si estuviera dispuesto a generar una novela por computadora. Esta es su respuesta:

La mejor manera de contestar a su pregunta es citando un ensayo que escribí recientemente para la antología Come si scrive un romanzo (Cómo se escribe una novela), publicado por Bompiani: “Escanearía en la computadora alrededor de cien novelas, la Biblia, El Corán, algunos directorios telefónicos (de gran utilidad para los nombres). Hablo de cien o ciento veinte mil páginas. Luego utilizaría un sencillo programa que mezclara todo, introduciendo pocos cambios. De esa manera tendría una novela que sería también un lipograma. Después imprimiría todo y lo leería con cuidado unas cuantas veces, subrayando los párrafos más importantes. Entonces cargaría con ello en una camioneta y lo llevaría al incinerador más cercano. Cuando el material ardiera, me sentaría a la sombra de un árbol con un lápiz y una hoja de papel, y dejaría vagar mis pensamientos hasta que diera con un par de líneas. 

“Claro que no se trataría de una novela sino de un haikú. Pero eso no importa. Lo importante es empezar”.