La energía que compra la CFE

Uno de los grandes mitos de la narrativa del gobierno desde el inicio de la administración, reforzada ahora en el debate sobre la iniciativa de reforma energética, es que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) está obligada a comprar energía cara a generadores privados. Vale la pena desplegar caso por caso los costos que comprar o generar energía significan para la CFE. Ahora bien, es importante señalar que este costo es sólo el de generación, pues los costos de transmisión, distribución y de la operación del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), así como los costos del servicio de suministro básico, se pagan por separado con base en tarifas establecidas.

Ilustración: Patricio Betteo

Primero que nada, CFE Suministradora de Servicios Básicos (CFE SSB) tiene cuatro formas de comprar energía que después nos revende a nosotros. Dividiremos estas formas en dos categorías. La primera categoría incluye la compra de energía  mediante contratos que provienen de la ley anterior y se conocen como “legados”. Aquí hay contratos de dos tipos: los de las centrales de generación propia de empresas propiedad de la CFE y aquellos de generadores privados cuyo contrato establece que sólo le pueden vender su energía a la CFE. Estos generadores privados son conocidos como Productores Independientes de Energía. El resto de la energía se compra siguiendo dos modelos establecidos en la reforma energética de 2013: las subastas de energía eléctrica de largo y mediano plazo. Cuando no es suficiente la energía contratada por estos medios, la CFE tiene que comprar energía en el mercado eléctrico.

Habiendo establecido estas distinciones básicas, analizaremos los costos para la CFE de comprar energía a productores privados. (Para este análisis usaremos los datos del mes de abril, pues el cálculo de los costos de periodos posteriores se ha visto suspendido por un proceso legal). El costo promedio de generación de la propia CFE fue de 1601 pesos por megawatt-hora (MWh). En esta categoría, el costo más bajo fue el de la eólica (552 pesos por MWh), pero este tipo de generación sólo logró producir 25 mil MWh. El costo más alto, por otro lado, es el de combustión interna: 3173 pesos por MWh. Este tipo de generación produjo poco más de 107 000 MWh.

Por su parte, los productores independientes de energía tienen un costo promedio de 852 pesos en dos tecnologías. En las centrales de ciclo combinado, donde el costo promedio es de 844 pesos, la CFE ahorró 613 pesos por cada MWh que compró a un privado en lugar de generar por sí misma. Por otro lado, los productores independientes eólicos producen la energía más cara de todos los generadores privados, pero representan el porcentaje más pequeño de la producción privada. Cuando la CFE los contrató, los costos promedio eran altos. En otras palabras, se trata de contratos firmados cuando la energía limpia era cara. Afortunadamente, este tipo de energía sólo representa el 0.3 % de la energía que adquiere CFE-SSB. En contraste, el 32 % de la energía que la CFE compra a privados proviene de generadores de ciclos combinados, donde la CFE ahorra con cada MWh.

En las subastas de energía eléctrica de largo plazo, la historia es totalmente distinta. El costo de la energía contratada en esta modalidad ronda los 370 pesos por MWh. Podríamos decir que, en promedio, la CFE ahorra unos 1224 pesos por cada MWh que compra en las subastas. Finalmente viene el mercado eléctrico. A falta de más subastas —o de más volumen de energía en las subastas que ya existen— la aportación del mercado eléctrico al suministro básico es elevada. El costo promedio de la energía obtenida en este mercado en abril fue de 842 pesos por MWH: 759 pesos más barato que el promedio del costo de la energía que genera la propia CFE.

Ahora, en las últimas semanas diversos servidores públicos han argumentado que la entrada de centrales de generación privadas ha desplazado a las centrales de la CFE. Eso es cierto, pero ¿a qué tipo de centrales ha desplazado la generación privada? A las centrales de carbón y termoeléctricas, principalmente. ¿Qué sucedería si la CFE volviera a generar con esas centrales y desplaza a las privadas? A la CFE le costaría entre 1424 y 1816 pesos por MWh, lo que representaría un costo extra de entre 1047 y 1439 pesos extra por MWh. Esto, además, sin tomar en cuenta el incremento de emisiones de gases de efecto invernadero.

La realidad es que la CFE ahorra dinero cuando compra energía en lugar de generarla. Los contratos de largo plazo con productores renovables le garantizan además estabilidad de costos en el largo plazo. De encargarse la CFE de generar más energía en lugar de comprarla a privados —aunque sea solo para llegar al 56 % de generación de energía contemplado en la reforma propuesta por Morena— el costo por MWh sería mayor. Desde esa perspectiva, regresar a un modelo en el que los consumidores se vean obligados a recibir la energía de la CFE —que, de nuevo, sería más cara— significa encarecer todo y depender del costo de combustibles, con las consecuencias que vimos en España en semanas pasadas.

La competencia acompañada de transición energética permitirá bajar y estabilizar costos, con lo que ganamos todos los mexicanos —y también la CFE—. Además, es importante recordar que la CFE tiene cinco empresas de generación y una que representa a los Productores Independientes de Energía. Sólo el representante de PIE tiene utilidades, mientras que las otras empresas generadoras de la CFE tienen pérdidas. Ahí está el problema: mientras que las divisiones de Transmisión y Distribución de la CFE tienen ganancias y tarifas garantizadas, sus generadoras operan en números rojos. Si usted tomara las decisiones, ¿en qué parte del negocio se centraría? En el que da ganancias ¿no?

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: Energía

Un comentario en “La energía que compra la CFE

  1. Creo que es importante difundir este artículo, porque con números y explicaciones tan sencillas, se entiende la importancia de utilizar la producción energética pública y privada.
    Saludos

Comentarios cerrados