¿Demasiados paneles solares?

De los casi 44 millones de usuarios de energía eléctrica en el país, poco más de cuatro millones pagan el costo total y real de generar electricidad y llevarla hasta su casa o negocio. El resto tiene subsidios.

Ilustración: Oldemar González

El costo del recibo eléctrico de estos cuatro millones es muy alto. Si en lugar de pagar su electricidad pagaran un crédito para financiar la instalación de paneles solares que generan la electricidad que consumen, terminarían de pagar entre tres y ocho años, dependiendo de la tarifa. Los paneles generarían electricidad suficiente para satisfacer el consumo por al menos 25 años, aunque hay algunos que llegan a durar 40. En buena medida, todo depende de la calidad del equipo y de la instalación. Esto significa un ahorro de hasta el 90 % del costo de la energía, o incluso más.

México tiene poco más de 160 000 contratos de interconexión de paneles, que equivalen a poco más de 1.2 GW de capacidad instalada de generación. Pero, ¿pueden instalarse paneles sin límite? No, hay dos limitaciones.

El primer límite es físico.

Usted se conecta a la red mediante un circuito eléctrico de distribución. Ese circuito está conectado a un transformador que hace que la energía eléctrica llegue al circuito en la tensión necesaria (puede ser media o baja tensión) y en ese circuito están conectados sus vecinos.

Hay más de 11 000 circuitos en el país; cada uno tiene un límite para recibir interconexiones de Centrales de Generación Eléctrica en Generación Distribuida —en este caso, los paneles solares, cuyo nombre correcto es módulo fotovoltaico—. Los límites son los que los cables y los equipos soporten. En el estado actual de la red, los circuitos pueden recibir interconexión de una cantidad de módulos fotovoltaicos; pero si se refuerzan la red, los cables y los equipos, la capacidad puede aumentar. La gente de la CFE —la de a pie— es la que mejor conoce estos circuitos.

Con refuerzos, casi todos los circuitos del país pueden recibir hasta 4000 kW de generadores eléctricos, como los paneles solares; sin refuerzos, el número puede variar mucho, de 500 kW a 2000 kW, por ejemplo.

Pero este no es el único límite. El segundo es la demanda.

En la generación distribuida, el usuario genera la energía que consume; si tiene excedentes, se los manda a su vecino para que los use y luego la red se los regresa. Pero no se puede generar más energía de la que se consume en el circuito eléctrico de distribución al que se está conectado. Por lo tanto, la capacidad de integración recomendada dependerá de cuánta carga haya conectada —y de que se encuentre concentrada en el circuito— para poder repartir los excedentes de producción con los vecinos.

¿Por qué?

Porque si se genera más energía de la que se consume en el circuito, el excedente se irá al transformador y, de ahí, a otro circuito. El paso por el transformador a otro circuito genera pérdidas y daños. Las pérdidas son proporcionales a la cantidad de energía que pasa. Entonces, entre más energía excedente pase de un circuito a otro, mayores serán las pérdidas.

Quien genera más energía de la que consume un circuito lleva a cabo un intercambio de energía con la red —que se mide y controla en el medidor—; a su vez, una parte de la energía entregada y medida se perderá. Por lo tanto, el valor económico de la energía perdida se le pagará a quien la generó. ¿Quién paga lo perdido? Lo pagamos todos.

Por eso no pueden instalarse módulos que generen más del 80 % de la energía contratada en el circuito eléctrico al que nos conectemos. De alguna forma, esta medida garantiza que la energía se quede en el circuito y, al hacerlo, evita pérdidas en la red.

¿Cómo podemos saber si el circuito al que está conectado nuestro hogar o negocio tiene capacidad física para conectar paneles?

En marzo de 2017, la CRE le ordenó a CFE-Distribución —encargada de las redes generales de distribución— que elaborara una plataforma informática para garantizar un trato eficaz, uniforme y no indebidamente discriminatorio para informar a los usuarios sobre la capacidad de integración de generación distribuida a la redes generales de distribución. Esta plataforma incluye la capacidad de los circuitos de distribución y la capacidad de generación interconectada a dichos circuitos. La plataforma debe actualizarse cuando menos cada tres meses.

La plataforma entrega información más o menos actualizada —la última es de diciembre de 2020— y, dependiendo de la zona en la que estemos, nos da una idea de cuánto podemos conectar. Sin embargo, es posible que se hayan hecho conexiones desde la última actualización, por lo que el dato no necesariamente es preciso. Además, este dato sólo es la capacidad física. Dado que la plataforma no reporta cuánta energía tienen contratada los vecinos, tampoco establece cuál es el límite de paneles que podemos conectar. Pero nos da una idea.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: Energía