A menudo nos decimos en la vida que es preciso evitar la actividad múltiple, la polypragmosyne, y, sobre todo, que cuanto más edad tengamos, menos debemos meternos en nuevas empresas. Pero es inútil decirlo y darnos consejos a nosotros mismos y a los demás. Envejecer supone ya de por sí meterse en una nueva empresa; todas las circunstancias cambian y, o bien se suspende toda actividad, o bien se acepta el nuevo papel con voluntad y plena conciencia.

Fuente: Johann Wolfgang von Goethe, Máximas y reflexiones. Edición de Juan del Solar. Edhasa, Barcelona, 1993.

Retrato de Johann Wolfgang von Goethe por Karl Joseph Stieler.