El campeón estadunidense de ajedrez Harry Nelson Pillsbury (1872-1906) al jugar partidas simultáneas sin ver el tablero, incluía también en las exhibiciones partidas de whist y damas (era uno de los veinte mejores jugadores de damas de Estados Unidos). Otras veces, antes de iniciar la sesión, pedía a los espectadores que eligieran treinta palabras difíciles, que él recitaría a continuación en el mismo orden en que fueron enumeradas, y también en el orden inverso. Sobra decir que ésas y otras proezas de memoria fascinaban al público. Se conoce, por ejemplo, una de estas listas, elegida por un cirujano (las palabras son, obviamente, inglesas):

Antiphlogistine, periosteum, takadiastase, plasmon, ambrosia, Threlked, streptococus, staphylococus, micrococus, plasmodium, Mississippi, Freiheit, Philadelphia, Cincinatti, athletics, no war, Etchenberg, American, Russian, philosophy, Piet Potgelter’s Rost, Salmagundi, Oomisillecootsi, Bangmamvate, Schlechter’s Nek, Manzinyama, theosophy, catechism, Madjesoomalops.

Cuarenta años después la gente seguía recordando las exhibiciones de Pillsbury.

 

Fuente: Antonio Guide, Eso no estaba en mi libro de Historia del ajedrez. Editorial Almuzara, España, 2018.

 

Un comentario en “Proezas de memoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.