Entre los años 2015 y 2018 el senador republicano por Carolina del Sur, Lindsay Graham, fue describiendo así a Donald Trump:

~Un azote racial, un fanático xenófobo.

~El “hombre del año” del Estado Islámico.

~La muerte de la relación del Partido Republicano con los votantes hispanos.

~Una cachetada mortal a la relación entre el Partido Republicano y las mujeres.

~El mayor imbécil del mundo.

~Una bola de demolición.

~Un vendedor del miedo.

~Un político de ideas estúpidas.

~Un político incapaz de representar ni a una empresa de colchones.

~Una pobre representación de un republicano.

~Un presidente inepto para el cargo.

~Un presidente que a veces se pasa de la raya.

~Un tuitero cuyos tuits están a veces por debajo del cargo de la presidencia.

~Un hombre que tiene un nudo ciego.

~Una persona amable.

~Una buena persona.

~Una persona fuerte.

~Un golfista de tiro preciso y swing atlético.

~Un presidente que hace un gran trabajo.

~La mejor esperanza para la paz en décadas.

~Un potencial ganador del Premio Nobel de la Paz.

 

Fuente: Harper’s, noviembre 2018.

 

Un comentario en “Congruencia política