Desde el siglo XII los trovadores provenzales comienzan a desarrollar formas de disputas poéticas sobre temas de amor principalmente. Siguen algunos.

~¿Debe inclinarse una dama a tomar como amante al amigo de su marido, o bien a su enemigo? ~¿Tendrá que preferir un enamorado que su dama lo distinga en público, al precio de renunciar a los más secretos favores, o todo lo contrario? ~De dos nobles caballeros, uno tiene por esposa a una mujer muy fea, y el otro a una muy hermosa. Ambos las custodian con el mayor cuidado. ¿Cuál de los dos merece menor reproche? ~Un noble se entera de que su mujer tiene un amante y a la vez los amantes se enteran de que el marido lo sabe. ¿Para quién es más desagradable la situación? ~¿Qué es preferible, tener una amada dotada de todas las perfecciones por un solo día, o poder amar a una dama de menores méritos durante todo el año? ~¿Deberá desear el rendido amador seguir a su amada hasta la tumba, o sobrevivir a su muerte (para enaltecerla). ~Una dama que niega sus favores a quien la ama, pero al mismo tiempo le prohibe que corteje a otra, ¿actúa así por odio o por amor? ~Un caballero, que se ha consumido en vanos deseos por una dama, rinde luego homenaje a otra y consigue de ésta una cita; pero la primera, conocedora de la cita, le da otra para la misma hora: ¿a cuál de los dos encuentros deberá él dirigirse?

 

Fuente: Karl Vossler (1872-1949), Formas poéticas de los pueblos románicos (traducción de José María Coco Ferraris), Editorial Losada, Buenos Aires, 1960.