Aún vive el hombre
Que mató a mi padre
En Kiev el verano del ’38.

Es probable que tenga una pensión,
Viva tranquilo, y haya dejado
Su viejo empleo.

Y si ya murió,
Es probable que aún viva quien
Antes de que le dispararan
Le ató a mi padre los brazos
A la espalda con un fuerte alambre.
Es probable que también goce pensión.

Y si está muerto
Entonces es probable que quien
Puso en cuestión a mi padre aún viva.
Y ése sin duda tiene una buena pensión extra.

Tal vez el guardia
Que llevó a mi padre a que lo mataran
Aún vive.

Si yo quisiera
Podría ya volver a mi tierra nativa.
Porque me han dicho
Que todos ellos
De veras me han perdonado.

 

Fuente:  Plata y acero. Poesía rusa del siglo XX, antología en inglés de Evgueni Evtushenko (Doubleday, NY, 1993).


Volver al álbum