¿Cómo es que yo, tu parte más suave,
vengo de tu parte más dura:
una costilla?
Porque no hay nada duro en ti
que no se vuelva suave
en mí.

Fuente: Times Literary Supplement, noviembre 8, 2011.


Volver al álbum