Bolívar 14.
En esta casa murió Antonio López de Santa Anna (1794-1876), 11 veces presidente de la República, querido y repudiado. En 1867 fue condenado al exilio, pero a la muerte de Benito Juárez se le permitió volver al país.


A los 82 años, enfermo y casi ciego, Quince Uñas, en alusión a la pierna que perdió, exigía a gritos que se reconocieran sus servicios a la nación. Santa Anna será recordado en el imaginario popular como el hombre que perdió Texas y se doblegó ante la codicia y la furia de Estados Unidos. Es posible imaginarlo caminar en la húmeda sombra de esta casa de muros de piedra y tezontle e imaginarlo recordar su pasado, la memoria de un hombre irresistible a quien nunca derrotó el rosario de sus fracasos militares y políticos. El escritor Enrique Serna escribió una gran novela en torno al personaje: El seductor de la Patria.

11-santaanna

Ilustración: Kathia Recio

La noche del 20 de julio de 1876 Antonio López de Santa Anna murió en esta casa de la calle Bolívar. En ese año moría el emblema de un México que estuvo a punto de desaparecer y un México que nacía. En 1876 termina lo que se conoció como República Restaurada. Empezaba el porfiriato y en la Ciudad de México el sueño de París, las grandes avenidas, las nuevas colonias a donde mudaron sus poderes las familias porfirianas. Algo de todo ese viento de cambio transformó para siempre la casa en la cual murió Antonio López de Santa Anna.

 

Rafael Pérez Gay
Escritor y periodista. Entre sus libros: El cerebro de mi hermano, El corazón es un gitano, Nos acompañan los muertos y No estamos para nadie. Escenas de la ciudad y sus delirios.