Soledad 66.
En esta casa nació Chava Flores, el cronista musical de México.


Si fuera necesario ponerle música a las historietas de Gabriel Vargas esa música tendría que ser, por necesidad, la de las canciones de Chava Flores. Chava Flores es a la música lo que Gabriel Vargas a la historieta: el cronista de una ciudad fatalmente atada a su idiosincrasia (“¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano?”), al callejón sin salida de sus usos y sus costumbres (“Sábado Distrito Federal”, “La Tertulia”), al rotundo fracaso de su urbanización (“Vino la Reforma”), a la corrupción y su símbolo más representativo, “la mordida”. Fatalmente atada, también, a sus patios de vecindad, sus tendederos, su “ropa de asolear” y sus amores pronunciados “entre tacos de bofe y de cuajar”.

28-soledad

Ilustración: Kathia Recio

Como Gabriel Vargas, Salvador Flores Rivera —nacido en 1920 en la calle de Soledad 66—, quedó huérfano de padre y tuvo que hacerse cargo del sostenimiento de su familia. Cobrador, abonero, vendedor de corbatas, empleado de un taller de costura, encargado de almacén, administrador de una ferretería y también repartidor de carne a bordo de una camioneta, Chava Flores penetra en todos los rumbos de la ciudad que luego criticará en sus canciones con inmenso humor satírico: “Desde las doce ya no hay donde parar el coche/ ni un ruletero que lo quiera a uno llevar/ llegar al centro, atravesarlo es un desmoche/ un hormiguero no tiene tanto animal”.

En 1952 graba tres canciones de éxito incendiario: “Dos horas de balazos”, “Peso sobre peso” y “La interesada”. La ciudad lo unge de inmediato como su “cronista cantor”. Vendrán más de 250 composiciones que recogen el habla cotidiana y diversas escenas de la vida diaria: himnos llenos de fuerza e ingenio, que el barrio repite para mirarse, consolarse, reírse un poco de sí mismo.

Chava Flores muere en 1987. Dejó un libro de memorias que habla de sus orígenes y de los sitios de la ciudad donde vivió: Relatos de mi barrio: crónica musical de la ciudad de México.

 

Héctor de Mauleón
Escritor y periodista. Autor de Roja oscuridad. Crónica de días aciagos, La ciudad que nos inventa, La perfecta espiral y El derrumbe de los ídolos, entre otros libros.