Durante el siglo XVI uno podía pagar su boleto de entrada al zoológico en Londres si en vez de dinero traía a un gato o a un perro para alimentar a los leones.

Fuente: Prospect, mayo 2016.

05-zoologico