Las bitácoras de vuelo del jet de Elba Esther Gordillo reconstruyen la manera en la que ella operaba políticamente: entrevistas con gobernadores, negociaciones con líderes locales, citas del magisterio, intervenciones en comicios. El Cessna 560 fue un instrumento eficaz y un espacio privado para la negociación, y gracias a él La Maestra, o sus colaboradores más cercanos, lograron estar cara a cara con figuras clave de la política mexicana

Los siete asientos de piel café están desgastados, marcados por las huellas del uso. La cocineta, las mesas plegables y las persianas de las ventanillas han resentido el paso de los viajeros. El trajín deja rastros también en la alfombra café y en el paño blanco que cubre la cabina de pasajeros.

01-avion-01

Ilustraciones: Patricio Betteo

Aquí permanecen intactos los resabios del último viaje. En una cesta de mimbre hay bolsas de frituras y cacahuates; en una hielera botellas de agua y cervezas. La cocineta guarda comida enlatada, salsas, Coca Colas, dos botellas de Bacardí blanco y pastillas para el dolor. A un costado, el gabinete de discos está lleno, con películas de acción como El legado Bourne y Venganza 2. Las cintas están listas para reproducirse en el sistema de entretenimiento de última generación que consta de una pantalla LCD frente a cada asiento individual, audífonos inalámbricos y dos aparatos de DVD.

En el exterior, el fuselaje blanco del Cessna modelo 560 Citation Encore con franjas de color negro, café oscuro y claro, tiene varios rasguños. En el ala izquierda tres pequeñas muescas y varios rayones de 77 milímetros son notorios en uno de sus bordes. Debajo del parabrisas de los pilotos hay cuarteaduras en remaches y tornillos. Ningún daño relevante en el resto de la aeronave: luces externas, motores, tren de aterrizaje, llantas… todo está en buenas condiciones.

Raúl Sánchez Hernández, ingeniero en aeronáutica, documentó esos detalles con precisión de perito al analizar el avión en el que Elba Esther Gordillo fue detenida por agentes de la Procuraduría General de la República el 26 de febrero de 2013, acusada de lavado de dinero y delincuencia organizada. Ese día, a las seis de la tarde con 13 minutos, la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación fue bajada por la fuerza de uno de sus símbolos de estatus y poder: el avión privado que desde 2005 la transportó a su antojo dentro y fuera del país, sin restricciones ni molestias.

Con su aprehensión en las pistas del aeropuerto de Toluca acabó una era. Gordillo perdió su libertad en el Estado de México, donde se fortaleció como líder sindical. Cayó en la entidad del presidente Enrique Peña Nieto, integrante del grupo Atlacomulco con el que La Maestra negoció durante años prebendas y favores.

La dirigente magisterial abandonó la cabina de pasajeros vestida con sudadera azul y pantalón gris, traía el pelo recogido. Fue su último viaje. Nunca más volvería a su avión, que siguió volando y no dejó de llevar a otros poderosos. Ese reservado espacio de negociación que con Gordillo trasladó a gobernadores, políticos y funcionarios cambió de rumbo… de matrícula y de pasajeros. Otros caídos en desgracia terminaron viajando en su aeronave.

Justo un mes después de que la ex secretaria general del PRI saliera escoltada de la cabina, Sánchez Hernández entró —a solicitud del Ministerio Público federal— para hacer un inventario y un avalúo de la aeronave con matrícula XA-UEF fabricada en 2005. En su dictamen enviado a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada el especialista señaló que un avión de similares características y en óptimas condiciones tenía entonces un valor comercial de tres millones 900 mil dólares. Sin embargo, concluyó, como no se le entregaron los papeles que acreditaran el buen mantenimiento y estado de aeronavegabilidad —fundamentales para establecer el valor completo de una aeronave—, el precio de reventa del aparato lo ubicó en dos millones 67 mil dólares, alrededor de 35 millones de pesos.

En su dictamen realizado en un hangar del aeropuerto de Toluca —donde la PGR resguardó el avión—, Sánchez Hernández se asomó a la cabina de pilotos y registró el desgaste del aparato con la marca del horómetro (similar al odómetro que cuenta los kilómetros en los coches): dos mil 536 horas totales de operación, algo así como unos 150 días de vuelo sin descansar.

En los poco más de siete años que estuvo al servicio de Gordillo, familiares y políticos cercanos, el Cessna voló 687 mil 458 mil kilómetros, el equivalente a dar 17 vueltas a la Tierra. Los planes de vuelo y cierres de viaje de la aeronave, obtenidos mediante dos solicitudes de información dirigidas a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, detallan que el avión realizó 542 viajes del año 2005 a febrero de 2013. Los documentos de la SCT revelan cómo el XA-UEF fue una herramienta indispensable para La Maestra. Le permitió estar cara a cara con gobernadores, negociar con líderes locales, ir a citas del magisterio, intervenir en comicios y mover la política a su conveniencia. Sus viajes la delatan: en los siete años que tuvo la aeronave nunca voló tanto como en 2009 y 2012, años electorales.

En el avión anduvo a su antojo sin dejar rastro de sus movimientos. Sucedió horas antes y durante la elección que le dio la victoria a Enrique Peña Nieto como presidente de la República. Cobijada por la oscuridad, La Maestra se trasladó de California a Culiacán en la medianoche del 1 de julio de 2012 y de inmediato despegó de la capital sinaloense rumbo a Toluca para atestiguar desde la ciudad de México el regreso del PRI a Los Pinos.

Gracias a su jet, La Maestra fue capaz de llegar a cualquier punto del país en unas horas. Los hangares le ofrecieron privacidad y anonimato. El avión y los aeropuertos se convirtieron en espacios ideales para intercambios y acuerdos. Miguel Ángel Yunes Linares, ex candidato al gobierno de Veracruz por la coalición PAN-Nueva Alianza, aseguró que en 2009 fue testigo de una entrega de 10 millones de pesos del SNTE a Nueva Alianza —partido fundado por Gordillo en 2005— en el aeropuerto de Veracruz; en una carta que entregó al IFE, Yunes Linares detalló que dentro del aeródromo Héctor Hernández, operador financiero de Gordillo, le dio una maleta con esa cantidad a Ulises Ochoa Valdivia, presidente del Panal en Veracruz.

El jet matrícula XA-UEF siempre estuvo a disposición de la entonces presidenta del SNTE, considerada por la revista Forbes como la mujer más poderosa de México en 2012. La aeronave tocó aeropuertos de 28 entidades de la República Mexicana y de su itinerario sólo quedaron fuera Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y el Distrito Federal, donde los trayectos pueden cubrirse mejor en automóvil o helicóptero desde la capital.

Un avión privado es un privilegio reservado para muy pocos, pero recorrer 687 mil kilómetros entre 2005 y febrero de 2013 es excepcional. Un aparato de estas características tiene un costo por hora de vuelo de tres mil dólares, alrededor de 50 mil pesos. Nada más los 107 viajes realizados entre Toluca y San Diego, California —con dos horas 50 minutos de duración en promedio cada uno—, le habrían costado casi un millón de dólares por uso del espacio aéreo, aterrizaje, embarque, desembarque y otros servicios aeroportuarios.

01-avion-02

Del total de viajes transparentados por la SCT, 324 fueron en territorio nacional y 218 iniciaron o terminaron en el extranjero. Voló a Costa Rica y al aeropuerto El Dorado, de Bogotá; en uno de los traslados a Colombia, el del 21 de agosto de 2007, estuvo acompañada por Jorge Kahwagi.

El destino preferido de La Maestra fue San Diego. De los 542 viajes documentados, en 125 ocasiones la aeronave tuvo como origen o destino esa ciudad del sur de California, donde tenía dos residencias. La de 23 Turtle Road —con muelle privado para yates, alberca y seis recámaras— ubicada en la exclusiva zona de Coronado Cays y valuada en 2013 en 4.8 millones de dólares. Y la de 1 Green Turtle Road, también en Coronado Cays, y valuada en 4.4 millones de dólares.

Los viajes internacionales más frecuentes eran a Estados Unidos. El Cessna 560 hizo el recorrido Houston-Toluca en 56 ocasiones, despegó o aterrizó 17 veces del aeropuerto de Los Ángeles y voló cinco veces a Arizona —dos a Scottsdale (donde está la Clínica Mayo, uno de los hospitales norteamericanos de mayor prestigio en cirugía estética), dos a Yulma y uno a Tucson—; el avión estuvo en dos ocasiones en Laredo, una en Waco y otra en El Paso. Del aeropuerto de Ontario, California, voló una vez a Toluca. En Florida el avión aterrizó en los aeropuertos de Melbourne, Miami y Tampa.

Gordillo vivió el sueño americano sin cortapisas. De sus excesos así se defendió en una de sus últimas entrevistas en libertad: “Me gusta vestir bien, siempre. Todo aquello que me dé confort, que me haga sentir bien, sí lo hago… ¿dónde está el delito de eso? Lo sudo, no me lo robo”. La PGR la acusó de desviar recursos del SNTE para pagar cuentas en Neiman Marcus, una exclusiva tienda departamental de Estados Unidos. De acuerdo con la investigación, tres personas habrían ayudado a Gordillo. Una de ellas, Nora Guadalupe Ugarte Ramírez, es señalada como la encargada de hacer transferencias internacionales por dos millones 100 mil dólares en favor de Neiman Marcus entre marzo de 2009 y enero de 2012. Otro implicado, Isaías Gallardo Chávez, habría pagado 900 mil dólares a la cadena departamental.

Ugarte Ramírez también fue acusada de servir como intermediaria en 42 transferencias internacionales destinadas a Avemex S.A. de C.V., empresa con sede en el aeropuerto de Toluca que en las bitácoras de vuelo de los años 2005 al 2012 aparece como operadora de los viajes del XA-UEF. Avemex recibió, de acuerdo con la PGR, tres millones 370 mil dólares entre 2009 y 2012 —una cantidad equivalente al costo comercial del Cessna 560—; en la denuncia, además de esos depósitos a Avemex S.A. de C.V., se establece otro pago a la cuenta 60540983536 a nombre del Centro de Servicio Avemex S.A. de C.V., que daba mantenimiento especializado y refacciones a la aeronave.

La indagatoria oficial señala que Ugarte Ramírez envió millones de pesos de los fondos del sindicato de maestros a su cuenta personal número 56515202643 y desde ahí realizó los pagos a Avemex —la principal beneficiaria de esta cuenta—, así como a tarjetas de crédito, clínicas, galerías de arte e inmobiliarias.

En los aeropuertos mexicanos el avión matrícula XA-UEF era identificado claramente como el avión del SNTE. En los planes de vuelo se consignan esas siglas o bien la leyenda “sindicato de maestros”. En otras bitácoras se escribió el nombre de Comercializadora GC, compañía que aparecía como propietaria de la aeronave ante la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés). Comercializadora GC, de acuerdo con la PGR, era la encargada de rentar y comprar aeronaves para Gordillo, además de conseguir la tripulación para los viajes.

De 2005 al 26 de febrero de 2013 el Cessna 560 realizó, en promedio, un viaje cada cinco días. El avión era parte del estilo de vida de Gordillo y eficaz instrumento para operar directamente y a través de sus colaboradores más cercanos. En el primer semestre de 2012 —los seis meses anteriores a los comicios del 1 de julio— las bitácoras de vuelo registran una inusual presencia del avión en Sinaloa.

El 5 de enero fue el primero de los 26 trayectos con salida o destino en aeropuertos sinaloenses. Ese día el Cessna 560 partió de Toluca a Culiacán con siete personas y aterrizó a las 8:25 de la noche, y a las 10:11 despegó de Culiacán con Juan Díaz de la Torre —actual presidente del SNTE y entonces miembro del Comité de Finanzas del sindicato— y Luis Castro —hoy dirigente nacional de Nueva Alianza— rumbo a San Diego.

El 22 de marzo de 2012 Gordillo fue de Toluca a Los Mochis en compañía de Fernando González, yerno y ex subsecretario de Educación Básica de la SEP, y de Héctor Hernández, su secretario particular y mano derecha en el manejo de los recursos del sindicato. Gordillo y González se reunieron ese día con candidatos locales de Nueva Alianza en el restaurante Ohuira Bay, de Topolobampo; ocho días antes La Maestra ya había viajado a Los Mochis.

González era el hombre clave de Elba Esther Gordillo en la operación electoral en Sinaloa. Renunció a la SEP —fue subsecretario de 2006 a noviembre de 2011— para buscar una candidatura de Nueva Alianza en Sinaloa al Senado de la República. Con la bendición de su suegra y la coalición electoral que se perfilaba con el PRI, González parecía tener seguro un lugar en la Cámara alta. Sin embargo, el anuncio de que el Panal y el PRI no irían en alianza sepultó sus aspiraciones políticas. El 22 de enero, un día después de difundirse que no habría trato con el PRI, González viajó en el Cessna 560 de Toluca a Mazatlán, en donde acudió a una reunión con el Comité Ejecutivo de la Federación Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos; el 23 de enero el jet lo llevó a Culiacán. Justo un mes después fue de Toluca a Mazatlán y ese 23 de febrero regresó a la capital del Estado de México; Gordillo no lo acompañó en estos traslados.

El 28 de junio, en la víspera de las elecciones federales, la presidenta del SNTE viajó del aeropuerto de Los Ángeles a Mazatlán para sostener un encuentro con profesores y presentarles el documental El afán educativo, realizado por el sindicato. Al salir de la reunión la esperaba un grupo de reporteros, a quienes negó que su presencia en Sinaloa tuviera un fin electoral. “Ando por todos lados promoviendo lo que tengo, y no me van a inmovilizar las elecciones, digo, perdón, eso quisieran, pero nada más que yo no estoy infringiendo ninguna ley”, argumentó. Dejó Mazatlán y en un vuelo de 25 minutos llegó a Culiacán. Acompañada de Juan Díaz de la Torre —ya secretario general del SNTE— y Jesús Salomé Rodríguez —líder de la Sección 27 del sindicato de maestros—, habló ante cientos de profesores reunidos en un salón de fiestas de la capital sinaloense. Ese 28 de junio Gordillo subió por tercera vez a su avión, ahora con destino a San Diego.

01-avion-03

La Maestra volvió a Sinaloa el día de los comicios que dieron el triunfo al priista Enrique Peña Nieto. En la medianoche del 1 de julio aterrizó en Culiacán acompañada de tres personas —sus nombres fueron reservados por la SCT—, venían de San Diego. Minutos después Gordillo despegó sin compañía rumbo a Toluca, a donde llegó en la madrugada del domingo, de acuerdo con la bitácora de ese vuelo. Ya iniciada la jornada electoral, su avión regresó a Culiacán y por la noche voló a la capital del Estado de México sin pasajeros, sólo con los pilotos. El 2 de julio volvió a Culiacán con tres pasajeros, cuyos nombres la SCT volvió a ocultar, argumentando que era información reservada.

En los cinco días anteriores a los comicios el avión recorrió más de cinco mil 432 kilómetros en vuelos con salida o destino en Sinaloa. Distintas voces aseguran que ese estado fue importante para darle la victoria a Peña Nieto. Previo al 1 de julio, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación denunció una operación electoral encubierta en favor del candidato priista a la presidencia. La disidencia magisterial divulgó un documento llamado Sistema digital de activismo y movilización alternativo (Ágora) del SNTE que aseguraba contenía la estrategia del sindicato para antes y durante la jornada electoral, garantizando votos al PRI. De acuerdo con lo presentado por la CNTE, después del Estado de México y el Distrito Federal, Sinaloa era la entidad donde había más dinero y personas involucradas para beneficiar a Peña Nieto.

Los viajes a Sinaloa del Cessna 560 dejaron de ser frecuentes tras las elecciones. En la votación para presidente de la República, el candidato de Nueva Alianza, Gabriel Quadri, apenas obtuvo 22 mil sufragios en la entidad, mientras que Peña Nieto recibió 531 mil. Zacatecas, Nayarit y Sinaloa fueron los estados que tuvieron el mayor porcentaje de votos para el candidato priista. La victoria en Sinaloa fue aplastante: 46.65% —casi la mitad de los votantes— eligió a Peña Nieto.

Atrás quedaron los viajes de Fernando González en el XA-UEF, que como subsecretario de Educación Básica de la SEP no tuvo reparo en subir al avión privado de la dirigente magisterial, con quien debía mantener independencia y una sana distancia. Entre 2007 y 2012 González utilizó el avión 14 veces para cumplir con su agenda pública y privada.

Después de Gordillo, Mónica Arriola fue la pasajera con mayor cantidad de viajes en el Cessna 560 Citation Encore: 78 según consta en los planes de vuelo transparentados por la SCT. El avión facilitó la operación política de Arriola, primero como diputada federal y después como secretaria general de Nueva Alianza. Desde 2007 la hija mayor de Elba Esther Gordillo se sirvió del XA-UEF para recorrer el país, pero fue en la elección de 2012 cuando incrementó sus viajes para cerrar acuerdos, reunirse con candidatos y asegurar los apoyos suficientes para obtener un escaño en el Senado, el único que logró Nueva Alianza en los pasados comicios federales. El 29 de marzo de ese año se trasladó de Tuxtla Gutiérrez a Villahermosa para reunirse con la dirigencia estatal del Panal y los aspirantes que hicieron alianza con el PRI en Tabasco. En los primeros seis meses de 2012 estuvo en Tabasco, Sinaloa, Chiapas, Campeche, Jalisco y Quintana Roo.

En 2009 fueron habituales los traslados de Mónica Arriola a Houston. De marzo a noviembre hizo 11 vuelos entre Toluca y la ciudad texana. En cuatro trayectos Arriola estuvo acompañada por Liev Vladimir Ramos Cárdenas, su pareja sentimental y entonces subdirector de Servicios Sociales y Culturales del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el ISSSTE.

Tras sesiones de quimioterapia y dos mastectomías, el 18 de noviembre de 2009, después de meses de tratamiento en el MD Anderson Cancer Center de Houston, Mónica Arriola fue dada de alta como sobreviviente de cáncer de mama, confesó a la revista Quién en una entrevista publicada en 2013. Arriola preparó las maletas para regresar a casa. Tres días después del alta en el MD Anderson Cancer Center viajó a Toluca en el XA-UEF en compañía de Ramos Cárdenas y dos pasajeros más que la SCT ocultó. La hija mayor de La Maestra falleció el pasado 14 de marzo a causa de un tumor cerebral.

Héctor Hernández, brazo derecho de Gordillo, era otro de los viajeros frecuentes en el Cessna 560. Negociaba, entregaba dinero y firmaba cheques, fue un incondicional que viajó en el jet privado 20 veces en compañía de Gordillo y solo en siete ocasiones. 

Hernández acompañó a La Maestra el 26 de febrero de 2010 en el vuelo privado que los llevó de Toluca a Culiacán para asistir a una cena con mandatarios priistas. Estuvieron presentes los gobernadores Jesús Aguilar Padilla, de Sinaloa; Humberto Moreira, de Coahuila; José Reyes Baeza, de Chihuahua; Miguel Ángel Osorio Chong, de Hidalgo; e Ismael Hernández Deras, de Durango. Hablaron de política, en específico las elecciones locales de ese año.

La ex diputada priista y ex secretaria general del tricolor tenía las puertas abiertas a los despachos más importantes del país. El sindicato que presidía era el más numeroso de América Latina y sus intereses iban más allá del magisterio. Gordillo era una mujer que le gustaba el poder. Negociaba cara a cara con mandatarios estatales… y les prestaba su avión. El 29 de abril de 2008 el gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca Galindo, y su secretario particular César Bajos, abordaron el Cessna 560 para despegar —sin Gordillo ni otra compañía— a las tres de la tarde de Toluca a Acapulco.

La relación con los gobernadores mezclaba proyectos políticos y amistad. El SNTE no sólo obtenía incrementos salariales y beneficios anuales del gobierno federal, también pactaba favores y privilegios extraordinarios con los mandatarios estatales.

El priista Rubén Moreira era uno de sus consentidos. El sábado 17 de abril de 2010 La Maestra voló a Saltillo para asistir al bautizo de Vanessa Lucía Moreira, hija del entonces gobernador de Coahuila. Las crónicas periodísticas refieren que en la ceremonia estuvieron los gobernadores de Durango, Yucatán y Nuevo León, así como empresarios, artistas y más de 300 invitados. Al día siguiente Gordillo abordó su jet con dirección a Toluca. No viajó sola, el cierre del vuelo elaborado en el aeropuerto mexiquense consigna que la acompañó un pasajero que se identificó como Moreira.

Los hombres fuertes de La Maestra se movieron en su avión. Como director de la Lotería Nacional de 2007 a 2009, Francisco Javier Yáñez utilizó el XA-UEF. El 23 de junio de 2007 salió de Toluca a San Diego acompañando a Gordillo y tres días después fue solo de Los Ángeles a la capital del Estado de México; ese mismo 26 de junio por la tarde Jorge Kahwagi —incondicional de La Maestra que meses más tarde se convertiría en presidente nacional de Nueva Alianza— despegó de Toluca a San Diego. Yáñez siguió viajando sin restricciones. En octubre de 2007 voló de Toluca a Veracruz con Gordillo y Mónica Arriola. En septiembre de 2009 el avión se dispuso para que, sin compañía, fuera de Houston a Toluca.

A la cabina de pasajeros del Cessna 560 también subió en ocho ocasiones Rene Fujiwara, nieto mayor de Gordillo y diputado federal por Nueva Alianza de 2012 a 2015. Otro nieto viajó en el XA-UEF: Othón Francisco de León, hijo de la senadora Mónica Arriola, voló en dos ocasiones desde Toluca, una a Chihuahua y la otra a Cancún.

La presidenta del SNTE fue detenida la tarde del 26 de febrero de 2013 en el aeropuerto de Toluca después de aterrizar procedente de San Diego. En ninguna de las dos respuestas de la SCT aparece el cierre de vuelo de ese día. El último documento entregado es del 23 de febrero, cuando el XA-UEF salió de Toluca a San Diego en un vuelo nocturno. Al mando iba Gabriel Morales y como copiloto Jesús Gabriel Lozano, quienes viajaron sin pasajeros.

La SCT fue omisa y poco transparente al responder a las solicitudes de información. En la primera petición —realizada el 28 de noviembre de 2013— entregó 25 archivos PDF con 545 páginas de documentos digitalizados; en la segunda —elaborada el 16 de febrero de 2015— ofreció un archivo PDF de 442 páginas. La dependencia clasificó y borró a su antojo en cada respuesta, con lo que proporcionó información distinta. La de 2013 tiene bitácoras que en la de 2015 no se encuentran y viceversa.

Alegando que el artículo 18, fracción II, de la Ley Federal de Transparencia se lo permitía, la SCT borró nombres y apellidos de pasajeros porque eran datos personales. Sin embargo, no tachó a Elba Esther Gordillo, a sus familiares, colaboradores, miembros del SNTE y otros pasajeros sin cargos públicos. La dependencia dejó abiertos nombres de ciudadanos, con quienes no aplicó el mismo criterio de protección.

De cada plan y cierre de vuelo entregado por la SCT se sacaron fechas, rutas, pasajeros, pilotos y detalles. Se ordenaron los documentos de ambas solicitudes, se compararon bitácoras, se eliminaron las repetidas y se depuró la información, lo que arrojó una base de datos única con 542 vuelos. Con esa base se obtuvieron todas las cifras que se muestran en este reportaje.

Tras la detención de Gordillo el avión fue asegurado por la SEIDO dentro de la averiguación previa UEIORPIFAM/AP/023/2013 iniciada por lavado de dinero. El 17 de abril de 2013 el Ministerio Público federal informó mediante un edicto que si en un plazo de 90 días los propietarios de la aeronave no la reclamaban pasaría a formar parte del patrimonio de la federación. Nadie respondió al requerimiento y el Cessna 560 fue declarado en abandono.

La PGR se apropió la aeronave, le cambió la matrícula por XC-LNN y comenzó a usarlo. Así fue como el avión de La Maestra se convirtió en el aparato más moderno de la flota de la PGR y se destinó a trasladar funcionarios públicos y reos. Otra célebre mujer viajó detenida y custodiada en esa cabina en agosto de 2013. Sandra Ávila Beltrán, La reina del Pacífico, fue llevada de Estados Unidos a la ciudad de México en el Cessna 560, otrora símbolo de poder de Elba Esther Gordillo.

 

Mario Gutiérrez Vega
Periodista.

Mariana Nolasco
Periodista.

 

6 comentarios en “El avión de Elba Esther

  1. Excelente crónica, nos hace ver de una manera clara las alianzas de los políticos con los líderes sindicales, buscando solo el poder a costa del dinero de los ciudadano, engañando al pueblo haciéndole creer que trabajan en beneficio del mismo, y como siempre nuestras instituciones desvirtuando la verdad, y afectando solo a los que no están con ellos, describe crudamente la vida de nuestros políticos, con grandes privilegios, viviendo en otro México, que no es el de la mayoría de los mexicanos. Vergonzosa historia que valdría la pena llevarla al cine.

  2. El sistema tiene y da a todos sus protegidos la buen vibra ,no es culpa de ellos gozar todo lo puesto en la mesa ,muchos tienen 26 años ,más o menos de esta influencia,no olvidemos que también vivimos en un país con discriminacion a la mujer en todos los aspectos, no es culpa de la maestra lo ocurrido,hay que recordar lo ocurrido con su antecesor,a pesar de haber contribuido al partido estado, no le perdonaron su apoyo a otros.y como ocurren en estos casos DEL ÁRBOL CAÍDO TODOS HACEN LEÑA