london-calling

Presentamos “El último”, cuento incluido en London Calling (Páginas de Espuma, 2015), el más reciente libro de Juan Pedro Aparicio, ilustrado por Fernando Vicente.


—Un inglés ideó un artefacto para conseguir plumas de ángel —intervino lord Leighton Buzzard—. Y es curiosa la historia ¿no es cierto, Bruce?

—Pues sí —replicó lord Wandsworth—. Curiosa historia y curioso personaje su inventor. Hoy se cree que se trata nada menos que de Jack el destripador. En principio era un muchacho normal, ni muy bueno ni muy malo, ni muy listo, ni muy tonto, ni muy alto ni muy bajo. No destacaba en nada. No era el primero y tampoco el último. Porque, desde las palabras de Jesús, los últimos serán los primeros, estos y aquellos se tocan y a veces se confunden. “¿Qué me tendrá reservada la vida? —se preguntaba—. No destaco en la caza del zorro, no tiro bien a pistola, no escribo bien, no tengo el mejor oído del mundo, no estoy dotado para la música, no soy el mejor con los naipes. Algo habrá en lo que sea el primero, pero qué?”. Siempre que iniciaba una actividad nueva tenía la esperanza de ser muy bueno en ella. En cierto modo exploraba sus habilidades con la emoción del descubridor que se adentra en los lugares más recónditos del mundo. Un día pensó que, si no estaba a su alcance ser el primero en un ámbito de valores convencionales, podría serlo con facilidad en aquello que la sociedad había proscrito y se dedicó a asesinar semejantes. Pronto sus crímenes debieron de parecerle escasa compensación a su mediocridad e ideó un artefacto para matar ángeles. Por fortuna sus propósitos no se cumplieron, o al menos no se cumplieron del todo, porque con la singular ballesta que construyó lo único que consiguió —y eso muy de vez en cuando— fue ver cómo caían de las alturas algunas plumas brillantes, plateadas, sólidas y evanescentes al tiempo. Eran plumas de ángel.

 

Juan Pedro Aparicio (León, 1941)

Escritor. Ha publicado: El transcantábrico, La vida en blanco, La mitad del diablo y El juego del diábolo, entre otros libros.

literal-aparicio