A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

02-antheil

La cosa estaba así. Antheil era un joven compositor, lleno de talento aunque escarnecido por el público. Todos los intérpretes esperaban algún mundano rumor que cotizara su arte antes de asociarse a su música desconocida, para así obtener ventajas seguras o inmediatas.

Expuse los hechos a la (ya reputada) violinista Olga Rudge, y tuvieron lugar los siguientes diálogos en diferentes sitios.

Escena primera. Violinista: ¿Ha escrito Antheil algo para violín? Ezra Pound: No sé, voy a preguntar.

Escena segunda. Ezra Pound: ¿Ha escrito usted alguna sonata para violín? Antheil: No. Pero la escribo. ¿Cuándo va a ser el concierto? Ezra Pound: No sé, voy a preguntar.

De este modo, no una, sino dos sonatas de Antheil se presentaron en la Sala del Conservatorio de París en diciembre de 1923, interpretadas por la Rudge.

Fuente: Ezra Pound, Il Mare (recopilación y versión de René Palacios More), Editorial Berenice, Córdoba, España, 2006.