¿Qué querría decir la frase: es probable que los tuiteros sean adictos al octothorpe? Así se llama el #. El origen del # es latino. El término romano para una libra en peso era libra pondo, donde libra significa “báscula” o “balanza” (de ahí toma su nombre la constelación) y donde pondo viene del verbo pendere, “pesar”. Tanto libra como pondo se utilizaron por separado para referirse a la misma cosa —una libra de peso— y es de estas raíces gemelas que el # obtiene tanto su forma como su nombre más antiguo.

En algún momento a finales del siglo XIV la abreviatura “lb” para libra entró a la lengua inglesa, y en función de una práctica común al escribir se le completó con una raya —conocida como “tilde”, de donde toma su nombre la moderna “~”— colocada justo arriba de la mitad de las letras para señalar el uso de una contracción. En un principio la forma “lb” con tilde era tan común que los antiguos impresores fundieron el par de letras en un solo golpe combinado, pero desde entonces la forma fue rebasada tanto por su predecesor como por su descendiente: anotada con prisa, se transformó en # por las plumas rápidas y descuidadas de sucesivos escribientes, mientras que la “lb” desnuda se sostiene hoy.

En tándem con el desarrollo del símbolo #, pondo, el socio separado de libra, también iba cambiando. Mientras que libra se había vuelto “lb” y luego # mediante la urgencia de la pluma del escribiente, pondo en cambio quedó sujeto al capricho del lenguaje hablado. El latín pondo se volvió primero el pund del inglés antiguo (comparte una raíz común con la alemana Pfund) y de ahí a la moderna palabra “pound”. Libra y pondo fueron reunidos: #, el “signo libra”, había nacido.

Con el tiempo, “libra” se volvió “número” antes de evolucionar en una variedad de diferentes significados. En ajedrez significa jaque mate; para la edición en las pruebas de galeras indica “insertar espacio”; en notación musical indica “sostenido”; quién sabe por qué tres en fila (###) se usaron para indicar término en los despachos de prensa. Hoy, por supuesto, el octothorpe es un símbolo clave del tuíter.

¿Y por qué se llama así? Eso es más complicado. Una interpretación dice que, en cartografía, # es un símbolo tradicional para indicar “aldea”: ocho campos alrededor de una plaza central. Octothorp(e) querría decir ocho campos. Hay aún lugares británicos con el sufijo thorpe (aldea en inglés antiguo) como Scunthorpe. Pero no es habitual encontrar un prefijo griego como octo- unido así con una palabra en inglés antiguo. Otra historia dice que inventó la palabra Don MacPherson, un empleado de los laboratorios telefónicos Bell, cuando necesitó un nombre distintivo para el #. Según esto, su proceso mental fue así: “El símbolo tiene ocho puntas, de modo que octo debía ser parte del nombre. Necesitamos otras cuantas letras u otra sílaba para hacer un nombre. [MacPherson era miembro activo de un grupo que quería que le devolvieran póstumamente al atleta Jim Thorpe (muerto en 1953) las medallas que ganó en los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912 cuando se las quitaron al descubrir que había jugado beisbol profesional.] La frase thorpe sería única”. Esto tampoco se sostuvo y la autoría sigue en la oscuridad. Lo único claro es que el nombre octothorpe debió salir efectivamente de los laboratorios Bell durante el desarrollo de los teléfonos de tonos, donde al # se le dio un sitio fundamental en los teclados. En su avatar como hashtag la revista GQ declaró al octothorpe “Símbolo del Año 2010”.

Fuente: Shady Characters. The Secret Life of Punctuation, Symbols & Other Typographical Marks, W. W. Norton & Company, NY, 2013.