Contar los días

A veces el aroma de los días se vuelve tan intenso que embriaga el afán de contarlos. Suceden las historias de prisa, encimándose, tamizando el ánimo con emociones encontradas. Cabe el cielo en un mes y, entre una semana y la otra, de repente, entran trozos de infierno. Como sucedió la tarde de un domingo en España, cuando supe que hacía apenas un rato, en la madrugada mexicana, había muerto nuestro amigo José María Pérez Gay. Me lo dijo quien lo había querido desde que era un adolescente precoz, encantado con la erudición y la ironía de un amigo menos joven.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2013 Julio, Puerto libre