Nutrición medieval

La alta Edad Media se caracterizó por una fuerte decadencia tecnológica y por el empobrecimiento del campo. Escaseaba el hierro, de forma que un campesino que dejase caer en el pozo la única hoz que tuviera debía esperar a la intervención milagrosa de un santo que se la recuperase (como atestiguan las leyendas); en caso contrario, estaba perdido. El pavoroso descenso de la población no volvió a remontarse hasta después del año 1000, precisamente gracias a la introducción de cultivos de judías, lentejas y habas, de gran poder nutritivo, sin lo cual Europa habría muerto de debilidad (la relación entre las judías y el renacimiento cultural fue decisiva).

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2013 Julio