A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Luis Cardoza y Aragón es siempre motivo de homenaje, sea que publique un libro, cumpla años, o simplemente diga algo, cualquier cosa, una broma (de las que hay que cuidarse) o la más seria de sus afirmaciones (de las que hay que cuidarse mucho más) sobre no importa qué porque siempre importa lo que diga, o haga, o piense: en cualquiera de los tres casos lo que diga, haga o piense tendrá un significado más allá de las meras palabras, los actos gratuitos, o el pensar por el solo pensar.

apostamos

Lo veo hoy como lo vi ayer: otro y siempre el mismo, asombrosamente ágil en el uso de su inteligencia, profundo en la percepción de las cosas, seguro (cuando no implacable) en su juicio de una línea: línea-verso, línea-dibujo, línea-política.

Pienso en cuantos lo quisieran flexible, condescendiente o manso, sin darse cuenta de que nunca va a ceder porque en ese momento dejaría de ser él, que no nació para las concesiones, ni para la preocupación por lo regular o lo mediano.

Luis alerta, Luis inquieto, Luis insomne: ayúdanos a no caer en la tentación de lo fácil, de la conformidad con lo establecido, del juicio viejo y caduco, del juicio nuevo e insolente, de lo sancionado por la costumbre, el mandato de la autoridad o la pereza.

Llego hoy a tu casa, como lo hice ayer, y hace años, y anteayer, y abres personalmente la puerta, sin sirvientes, sin mujeres, sin aparato, sin que te rodee nada que no sean tus gestos sencillos de señor, y dices pasa, pasen, y Lya aparece, y uno está seguro de que los próximos diez minutos, o durante las próximas tres horas, estará en un mundo sólido, firme y a la vez etéreo, en el que los hechos importantes y no importantes serán vistos al derecho y al revés, con seriedad y una sonrisa, como quien se encuentra con quien sabe que lo pasajero es eterno, las más grandes y solemnes verdades mentira, y la poesía, como dijiste perdurablemente, la única prueba concreta de la existencia del hombre. n

(Núm. 123,marzo de 1988)