Dé una mirada a los puestos de revistas de Estados Unidos queda claro que los estadounidenses están obsesionados con perder peso, reducir sus riesgos cardiacos y mejorar sus probabilidades para combatir el cáncer. Pero ¿dónde está la obsesión por mantener la salud del cerebro?

El cerebro siempre ha sido misterioso y muchas personas creen que se puede hacer muy poco para mantenerlo fuerte o para reducir el riesgo de lesiones y enfermedades. Se ha establecido una creencia de que, la pérdida de memoria, los tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares y otros trastornos del cerebro es una cuestión de nuestros genes o casualidad. Esto es verdad hasta cierto punto, pero lo mismo podría decirse de los males del corazón y muchos cánceres. Si bien, puede haber predisposiciones familiares, esto no disminuye la necesidad de tomar medidas para mejorar la salud y reducir el riesgo.

Keith L. Black, MD, presidente del Departamento de Neurocirugía en el hospital Cedars-Sinai Medical Center y director del Instituto de Neurocirugía Maxine Dunitz, dice que las personas pueden hacer más para mantener su mente aguda y su cerebro sano, incluso a medida que envejecen.

Sus sugerencias van desde la simple y obvia: el uso de casco para los deportes hasta comer ciertos alimentos para alimentar adecuadamente al cerebro.

El tema es “simple” : Los cambios que la mayoría de la gente puede realizar en su vida cotidiana son:

Encontrar un rompecabezas y resolverlo. El cerebro parece responder a los retos que ayudan a mantenerlo ágil, ya sean juegos o acertijos que ayudan a retrasar el inicio de la demencia. Las personas que se mantienen ocupadas con actividades que les gustan como: tejer, aprender idiomas, leer, parecen tener menos deterioro de la memoria en los últimos años. Aún es un tema de investigación científica pero es definitivo que mantener la mente concentrada en diferentes destrezas siempre ayudará.

Una dieta rica en nutrientes. Las deficiencias en ciertas vitaminas han demostrado que disminuyen las habilidades de memoria. La Vitamina B parece ser la clave para la concentración y la memoria.

Evite los picos de azúcar. Sus células del cerebro necesitan un suministro constante de glucosa (azúcar) como combustible. En lugar de comidas rápidas y azúcares simples, escoja frutas, granos enteros y verduras – junto con una proteína de alta calidad – para mantener las células cerebrales alimentadas de manera uniforme por un tiempo mayor.

No brinque de alimento en alimento que dictan las tendencias. Ningún alimento puede prevenir o revertir los trastornos cerebrales pero parece que hay muchos beneficios de salud en los extractos de frutas y verduras, en particular las bayas. Las investigaciones han encontrado que estas sustancias parecen reducir los déficits relacionados con la edad. La mejor dieta para el cerebro incluye una variedad de granos enteros, frutas, verduras, frijoles, nueces, semillas y alimentos que contengan ácidos grasos omega-3.

Beber con moderación si debe beber. Con el tiempo, si usted consume demasiado de una misma cosa dañina como el alcohol, puede reducir la masa del cerebro y alterar las sustancias químicas de señalización en el cerebro, la reducción de la memoria y las funciones cognitivas.

Dejar de fumar – por dos razones. Algunos estudios encontraron una relación entre el tabaquismo y el daño celular cerebral, así que para ir por la segura, no fume. Hay otra razón. Se sabe que fumar causa cáncer de pulmón y cuando esa enfermedad se propaga, uno de sus blancos favoritos es el cerebro. El consumo de marihuana, mientras tanto, se ha relacionado con el deterioro cognitivo y déficit de memoria.

Si está cansado, tome una siesta – y trate de llegar a la cama más temprano. La falta de sueño afecta la capacidad del cerebro para almacenar y recuperar recuerdos.

Si está estresado, tome un descanso. Medite, relájese o haga ejercicio. A veces, la actividad física puede ayudar a despejar la mente. También los productos químicos cerebrales, pueden mejorar la memoria al aumentar las células nerviosas que estimulan el crecimiento.

Al participar en deportes, use un casco y desde luego, tome en serio cada golpe en la cabeza. Conozca los síntomas de una conmoción cerebral; peque por el lado de la precaución extrema.

Tome en cuenta esta frase: Si es bueno para el corazón, es bueno para tu cerebro.
Las mismas cosas que pueden causar enfermedades del corazón y ataques, la acumulación de la placa y el daño arterial, también pueden causar accidentes cerebrovasculares. Así que cuando usted mire su nivel de colesterol y presión arterial piense en los beneficios del ejercicio tanto para su corazón como para su cerebro.

Nunca eres demasiado joven para sufrir un accidente cerebrovascular: No ignores los síntomas. Veinticinco por ciento de los accidentes cerebrovasculares ocurren en personas menores a los 65 años. Incluso niños y adultos jóvenes pueden sufrir un accidente de este tipo. Reconozca sus síntomas y si usted piensa que le está pasando algo al respecto, llame al 911.

Si piensa que está sufriendo un derrame cerebral, busque ayuda inmediatamente. En algunos casos, la intervención médica en un plazo de tres horas desde el inicio, puede revertir los efectos de un derrame cerebral. Actúe rápido, cada minuto cuenta porque las células del cerebro mueren por segundo si están privadas de oxígeno. Una respuesta rápida a veces puede significar la diferencia entre sufrir un daño permanente o irreversible en el cerebro.

Use “manos libres” con el teléfono celular. La investigación aún continúa para determinar si las horas de radio frecuencia producidas por los teléfonos celulares, aumentan el riesgo de tumores cerebrales. Los primeros estudios no son concluyentes, algunos son deficientes. Los efectos de las ondas de radio pueden llegar a conocerse después de mucho tiempo, décadas y esto puede ser demasiado tarde para mucha gente. Adopte un enfoque cauteloso: Mantenga su teléfono celular alejado de la cabeza con la función de altavoz o un auricular con cable.

Dr. Keith L. Black. Es uno de los neurocirujanos más respetados y reconocidos en EE.UU., ofrece consejos de estilo de vida para quienes buscan reforzar la aptitud del cerebro.