Los cerebros infernales

En México vive una crisis profunda, no por el acceso a su materia prima, las películas (ésa era una queja que las nuevas tecnologías han aliviado en gran medida), sino por su improductividad. La cinefilia como militancia social es un archipiélago de soledades que, en la segunda mitad del siglo pasado, produjo cineclubes, revistas, libros y hasta espacios académicos; la mera producción editorial ha sido un índice de la salud de la cinefilia, y mientras los españoles, con su congénita ausencia de complejos, escriben, opinan y publican hasta del cine mundial que el franquismo les vetó, en México hay una anemia paradójica, porque da la impresión de que se produce poco para que el resultado sea espectacular.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2012 Junio