El secreto de la secrecía

Aquel en quien el estadista pone su confianza debe ser ampliamente, por no decir ilimitadamente, confiable; y debe manifestar su confianza al mundo. En nueve de diez casos de confianza traicionada en cuestiones de Estado, la vanidad es el traidor. Cuando un hombre entra en posesión de algún secreto, lo tienta el alardear que lo tiene con este o aquel amigo. Pero cuando se le conoce como alguien confiable para todo tipo de secretos, a su vanidad le interesa no exhibir los secretos sino mostrar que sabe guardarlos. Y su fidelidad de corazón está igualmente mejor asegurada.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2010 Julio