Los cárteles mexicanos son organizaciones dinámicas con una alta capacidad de adaptación a nuevas condiciones. La lógica de la guerra que libran hoy los cárteles contra otras organizaciones criminales y contra el gobierno federal, y la lógica empresarial de expansión de mercados y elevación de ganancias, han empujado a los cárteles a dar pasos decisivos hacia su profesionalización. Uno de estos pasos es la práctica del outsourcing o subcontratación de los servicios especializados que prestan las pandillas, con las que han establecido una relación de conveniencia mutua.

rascatumbas

Alianza por conveniencia mutua
Las pandillas ofrecen diversos servicios a los cárteles en el rubro de narcotráfico: transporte de mercancías, distribución y venta. De la mano con los cárteles, las pandillas también están incursionando activamente en el secuestro, la extorsión, la trata de personas, el lavado de dinero, el robo de vehículos y el tráfico de armas —delitos típicos del crimen organizado.

Hay al menos cinco factores que contribuyen a que la relación intermitente entre pandillas y cárteles se convierta en una alianza duradera. El primero es la protección o reducción de riesgos de los propios cárteles. Al operar con células semiautónomas (es decir, con pandillas separadas del cártel), las dirigencias de los cárteles reducen la probabilidad de que sus organizaciones sean penetradas por informantes gubernamentales o de otros grupos criminales. Asimismo, cuando los pandilleros son arrestados por las autoridades o reclutados por cárteles adversarios, no pueden proporcionarles información sobre el modus operandi del cártel al que apoyaban porque simplemente no la poseen: han trabajado para el cártel pero fuera de él.

Un segundo factor son las ventajas logísticas, informativas y de eficacia operativa. Las pandillas se localizan en varios puntos del país y cada una de ellas conoce en detalle el espacio en que habita. Su colaboración suprime varios costos de transacción en los que incurren los cárteles al movilizar a sus fuerzas, permite que las acciones encomendadas se realicen velozmente, y aumenta los flujos informativos hacia la cúpula del cártel desde varios puntos del país. Además, la subcontratación de pandillas eleva la versatilidad y eficacia operativa del cártel cuando éstas se especializan en algún giro de actividad delictiva.

Un tercer factor es el ejercicio efectivo y contundente de la violencia. La capacidad de violencia que exhiben numerosas pandillas a lo largo del país (especialmente en las franjas fronterizas norte y sur), empieza a ser aprovechada por los cárteles. La capacidad de violencia es, junto con la capacidad de soborno, un activo esencial del crimen organizado. En algunas pandillas el entrenamiento en violencia inicia en niños de 12 años. Cuando éstos alcanzan la mayoría de edad, lo hacen como genuinos expertos en el uso de la violencia.

El cuarto factor es de carácter económico: con las pandillas, los cárteles ahorran recursos. La subcontratación de una pandilla para realizar determinadas tareas resulta más barata que mantener una abultada burocracia de sicarios. Finalmente, el quinto factor es que las pandillas suelen tener en sus filas consumidores de drogas, lo que se traduce en ventas y ganancias considerables para los cárteles.

La cooperación entre pandillas y cárteles se da en términos de conveniencia mutua. A las pandillas también les conviene colaborar con los cárteles por, al menos, cuatro razones.

En primer lugar, para obtener beneficios económicos. Los cárteles cuentan con recursos suficientes para pagar los servicios que les brindan las pandillas, para premiar su eficacia y lealtad, y para incentivar su cooperación futura. Además, les otorgan frecuentemente “concesiones” a las pandillas para el cobro de rentas a los distribuidores de drogas al menudeo. En segundo lugar, al aliarse con los cárteles, las pandillas aseguran suministros periódicos de drogas (con descuentos) tanto para el consumo interno de la propia organización, como para la venta al narcomenudeo en varios puntos de la colonia, municipio o región. En tercer lugar, el vínculo entre pandillas y cárteles protege a las primeras del asedio policial y, con frecuencia, también los vuelve inmunes a arrestos o sentencias condenatorias. Finalmente, la filiación de varias pandillas a un cártel les sirve de fundamento para crear lazos de solidaridad entre ellas, lo que eleva sus capacidades y garantiza su continuidad.

Pandillas y cárteles en Juárez
Ciudad Juárez es un municipio en el que la alianza entre pandillas y cárteles se trasluce claramente. Ahí existen entre 300 y 500 pandillas, de las cuales 30 poseen entre 500 y mil 500 miembros. Las pandillas más grandes, como Barrio Azteca y los Mexicles, rebasan los dos mil miembros activos. Estas dos pandillas cooperan, respectivamente, con los cárteles de Juárez y de Sinaloa. Sin embargo, éstos no son los únicos dos cárteles que han desarrollado redes con las pandillas de Juárez. Otras pandillas grandes y agresivas tienen vínculos con los cárteles de Tijuana, Golfo y Zetas.

De acuerdo con reportes del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Barrio Azteca es una pandilla “transnacional” que opera tanto en territorio mexicano como estadunidense con un grado de sofisticación “pocas veces visto en grupos de esa naturaleza”. Las altas capacidades de Barrio Azteca se deben, en gran medida, al apoyo financiero y logístico que recibe del Cártel de Juárez, según reconocen las propias autoridades norteamericanas. La organización de Barrio Azteca es tal, que para evitar la intercepción de sus mensajes desarrolló códigos secretos basados en numerología y frases escritas en náhuatl.

Las pandillas juveniles se han convertido en un importante activo de los cárteles mexicanos. Con ellas, la actividad delictiva de los narcotraficantes se ha multiplicado y vuelto más eficiente. Además, al operar con las pandillas los cárteles han adquirido mayor eficacia tanto para eludir como para confrontar a la autoridad. La presencia abrumadora de pandillas en varios puntos del país representa una base enorme de soporte para los cárteles en el largo plazo. De aquí que para debilitarlos el gobierno mexicano tendrá que articular y desplegar en los próximos años —paralelamente a las ofensivas militar y policial— un gran esfuerzo en el que se engarcen las políticas social y de seguridad.

Eduardo Guerrero Gutiérrez. Ha sido profesor e investigador de El Colegio de México y del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Humanidades de la UNAM.

Fuentes
Procuraduría General de la República, Pandillas delictivas, México, 28 de enero, 2010, 27 pp.

Stratfor, The Barrio Azteca Trial, noviembre 19, 2008, 7 pp.

United States Department of Justice, National Drug Threat Assessment, National Drug Intelligence Center, Johnstown, 2010, 84 pp.