Rescate del archivo Siqueiros

Cuando muere un ser tan querido como el padre o la madre no hay mejor manera de rememorarlo(a) y de buscarlo(a) que envolverse en su legado, escudriñar sus papeles y reencontrar las imágenes que quedaron marcadas con su vida. Tantas cosas de la propia identidad, que parecían tan sabidas, se saben por primera vez. O, más bien, se reconocen por primera vez, cuando se ha ido quien en ocasiones decía lo mismo demasiadas veces. Es por eso que resulta tan doloroso ver, por ejemplo, destruirse patrimonios y memorias entre malentendidos y conflictos legales testamentarios. También el olvido y el descuido son golpes al pasado. Perder toda nostalgia es tan grave como perder el porvenir. Porque, de acuerdo con Alejo Carpentier, quien en su novela Los pasos perdidos acuñó la frase “los recuerdos del porvenir”, ¿qué futuro puede imaginar quien está ajeno a la historia?

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2006 Abril