Aburto y la literatura borderline * Gustavo Hirales M.

Es Mario Aburto un personaje novelable? Difícil decirlo. Toda la información que tenemos del asesino de Colosio es opaca, sorda y sórdida, introvertida, elemental y turbia como el propio personaje. Inverosímil como el mismo “papel” de Aburto: un personaje sin historia que, paradójicamente, cambia el curso de la historia porque, hastiado hasta la náusea de una vida anónima y sin horizonte, y carente del ánimo y las condiciones para emprender empresas o aventuras a la altura de su delirio de grandeza, decide poner su nombre en el frontispicio de la historia al modo de Eróstrato: si no puedes crear algo grande, al menos destruye lo grande o algo (alguien) que parezca grande. Puesto en los términos escatológicos caros a Heriberto Yépez, diría: “haz por lo menos una gran cagada, bato”.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2005 Noviembre