Los grupos de choque debutaron en las manifestaciones callejeras en el siglo XX. En un principio participaron en protestas ordenadas y con demandas específicas, cuyo saldo eran cristales rotos y máquinas destruidas; ahora son núcleos violentos organizados que operan bajo el anonimato, provocan enfrentamientos con la policía y destrozan mobiliario urbano y comercios. Aquí, la explicación sociológica del black bloc.

02-anarquistas-01-w

Wilhelm Weitling, el sastre fundador del comunismo alemán, pensaba que los pobres deberían formar grupos de choque entre los sectores más depauperados de la sociedad (parias y criminales) quienes, al no tener nada que perder y con muchos agravios por cobrar, lucharían intensamente contra la clase propietaria responsable de su condición infrahumana. Estas huestes de marginales serían la punta de lanza de la revolución social. El fenómeno actual de los black bloc nos hace volver la atención sobre una estrategia que los teóricos socialistas consideraron descabellada.1

Contra las tesis de Gustave Le Bon, que superaron la prueba del tiempo entre los analistas y no digamos entre los mass media, George Rudé mostró magistralmente que la acción de la multitud moderna obedecía a propósitos racionales y tenía objetivos específicos: habitualmente restablecer el pacto social roto por los gobiernos o las clases dominantes. Cristales rotos, máquinas destruidas, graneros quemados constituían el saldo mayor de la ira popular. La clase obrera industrial hizo de la manifestación callejera espacio de su expresión pública, en parte porque en casi todo el siglo XIX careció de derechos políticos y, también, porque la esfera pública quedó en manos de las clases propietarias.2 Aunque hubo episodios violentos propiciados por la represión estatal, las masacres de Peterloo (Manchester, 1819), Lyon (1831) y Chicago (1886), por mencionar tres conocidos ejemplos históricos, la protesta colectiva de una clase disciplinada en la fábrica fue generalmente ordenada y con demandas expresas, además de que pudo contener posibles respuestas violentas de los subalternos.

Si bien desde finales de la década del cincuenta del siglo pasado comenzaron a sumarse otros grupos a las movilizaciones sociales (pacifistas, estudiantes, mujeres, minorías), el referente continuó siendo el movimiento obrero. Incluso, después de la rebelión estudiantil de 1968, algunos jóvenes querían lavar el pecado original de no haber nacido operarios y contribuir a la emancipación del trabajo. Mermados y a la defensiva con la reestructuración económica y el fin del Estado de bienestar, los obreros fabriles perdieron centralidad en el renacimiento de la multitud verificado en los últimos 15 años lo que, entre otras consecuencias, aflojó las amarras que ataban a los sectores radicalizados del movimiento popular. Esta multitud —dicen Hardt y Negri— “es un sujeto social intermitente, diferente y múltiple, cuya constitución y cuya acción no se funden en la identidad ni en la unidad (ni mucho menos en la indiferenciación) sino en lo que hay en común”.3

Aunque suele haber núcleos violentos dentro de la multitud, normalmente minoritarios, en los disturbios públicos recientes se hicieron más visibles. El black bloc, desplegado en Italia, Grecia, Ucrania, Brasil, México, es una táctica de lucha empleada fundamental pero no exclusivamente por grupos neoanarquistas. El anonimato —uno de los rasgos de la protesta preindustrial, pensemos en el Capitan Swing o los luditas—, distintivos como las playeras negras —para reconocerse fácilmente y dispositivo identitario al mismo tiempo— y la organización en bloques compactos de tamaño variable conocidos como “grupos de afinidad” son tres de sus características destacables. Emplazados éstos en posiciones estratégicas, que avanzan y retroceden coordinadamente, cada quien realiza una tarea particular con las herramientas pertinentes (pinzas, sopletes) en las acometidas contra la policía. Por su origen como autodefensa social, la forma de desplegarse, y particularmente por su integración como grupo de choque, en ocasiones se ha definido a los bloques negros como una guerrilla urbana. De considerarse así, habría que llamar la atención sobre la diferencia básica con respecto de la guerrilla urbana de la segunda mitad del siglo XX, esto es, el alejamiento de las masas con que esta última operó, pues la nueva guerrilla actúa dentro y no fuera del movimiento popular.4

El bloque negro surgió en la República Federal Alemana en respuesta al despliegue policial más amplio de la posguerra que desalojó el plantón antinuclear de 1980. Hasta la fecha, hay que decir, año con año se realiza la misma parada en la que los granjeros locales y los pacifistas intentan bloquear al tren Castor que traslada los desechos nucleares de la planta de La Hague (Francia) a Gorleben. Como ocurre en todo conflicto, los métodos de quienes se enfrentan se van adaptando a la acción y reacción del bando contrario. Ante la ola de arrestos que se sucedieron en diversas partes de Alemania, sumado al desalojo de viviendas ocupadas ilegalmente, algunos activistas utilizaron ropa negra como distintivo en las manifestaciones y máscaras, para no ser identificados por la policía, destruyendo en el viernes negro de diciembre de 1980 un área comercial en Berlín. La música anarcopunk, los grupos antirracistas y las imágenes de los medios de comunicación permitieron que la estrategia se propagara en otros países occidentales.5

También la táctica del bloque negro se empleó en Holanda y Estados Unidos, debutando en Washington en una protesta frente al Pentágono en 1989. 10 años después, en la cumbre de la OMC en Seattle, un segmento de los manifestantes atacó los locales de GAP, Starbucks y Old Navy. Posteriormente vendrían Davos, Praga, Melbourne, Niza y Zúrich. En Génova, con motivo de la reunión del G-8 de 2001, un contingente numeroso causó daños en bancos y tiendas, además de destrozar automóviles. Durante la Tercera Cumbre de las Américas (Quebec) del mismo año, el bloque negro se encargó de derribar la barrera protectora que impedía el paso de los manifestantes al centro de la ciudad: la policía atacó no sólo al bloque sino al conjunto de la protesta. Occupy Oakland, la primavera árabe, las movilizaciones griegas e italianas —en rechazo a las políticas de austeridad—  y las protestas brasileñas recientes contaron también con la presencia de estos grupos de choque. En julio de 2011 jóvenes encapuchados lanzaron objetos contra los establecimientos de varias cadenas de comida rápida y una sucursal del Wells Fargo Bank en la ciudad californiana. Una manifestación de 25 mil personas en febrero de 2012 convirtió a la plaza Syntagma, de Atenas, en el campo de batalla entre la policía y el bloque negro. Éste, pertrechado con máscaras antigás, arrojó bombas molotov contra el Parlamento donde se votarían los draconianos recortes al gasto impuestos por la Unión Europea a una economía sumida en la peor recesión de los últimos 60 años.6

Portando antifaces y pasamontañas, en enero de 2013 jóvenes vestidos de negro marcharon en El Cairo con banderas nacionales y emblemas anarquistas, gritaron consignas contra los Hermanos Musulmanes e intentaron retirar la alambrada que resguardaba el palacio presidencial habitado entonces por Mohamed Mursi. El momento de mayor tensión en una manifestación en Roma, que congregó a aproximadamente 70 mil personas, ocurrió cuando unos 200 individuos con el rostro cubierto se separaron de una columna lanzando piedras y botellas en las inmediaciones del Ministerio de Economía y prendiendo fuego a varios coches para después enfrentarse con la policía en una batalla campal. Precedidas por el mayor número de huelgas registradas desde 1996, las más numerosas concentraciones populares de la historia brasileña, verificadas en Río de Janeiro y São Paulo en junio de 2013, denunciaron el derroche de dinero público en los magnos eventos deportivos por venir y la venalidad de la clase política, demandaron también mejores servicios públicos para la población, aumentos salariales para los maestros, y extender los derechos universales. Estas movilizaciones derivaron en cruentos choques entre una policía militar —herencia de la dictadura— conocida por su brutalidad y los jóvenes anarquistas (muchos apenas adolescentes) armados con hondas. Pese al rechazo inicial que provocaron estos violentos y aguerridos aliados, en las movilizaciones de octubre generaron cierta simpatía entre los mentores al colocarse como escudos entre las fuerzas del orden y los manifestantes.7
02-anarquistas-03-w

Uno de los múltiples elementos de confusión en la manifestación de protesta contra la toma de posesión de Enrique Peña Nieto fue el despliegue del bloque negro en la ciudad de México, el cual ya había arremetido contra la policía en la marcha multitudinaria del 7 de julio en repudio de la elección. De acuerdo con el patrón antes descrito, según una nota periodística “se trató de una campaña de rebelión estructurada y organizada, contó con coordinación entre facciones, inteligencia, capacidad operativa, propaganda y recursos humanos”. Pocas semanas antes del relevo presidencial, entre 40 y 60 personas se sumaron a la “acampada” que desde junio habían instalado en el Monumento a la Revolución varios grupos de estudiantes pertenecientes al movimiento #YoSoy132. En la madrugada del 1 de diciembre, algunos de aquellos jóvenes “traían unos carritos de supermercado cargados de botellas, materiales inflamables (termita, entre ellos), huacales, palos de beisbol y mochilas también ‘cargadas’”. Estos materiales serían empleados pocas horas después por un contingente de muchachos con los rostros cubiertos, algunos con playeras con manchas rojas, quienes abrieron la imponente valla metálica —primero, derribando un panel; después, chocando un camión de basura contra la alambrada— que la Policía Federal desplegó para impedir el acceso a San Lázaro. Entre tanto, otros bloques, también de encapuchados, destrozaban el mobiliario urbano adyacente. Hacia el mediodía, la operación se repitió en la avenida Juárez tomando como objetivo franquicias de empresas transnacionales.8

Mientras el Estado suele achacar las protestas sociales a fuerzas oscuras y externas, la Izquierda invierte la explicación y acostumbra atribuir la violencia emanada del movimiento social9 a provocaciones montadas desde el poder. Pero esta presunción no siempre es certera. Ya en la huelga estudiantil de 1999 en la UNAM, detonada por la impertinente decisión del rector de modificar el Reglamento General de Pagos (una de las causas del movimiento del Consejo Estudiantil Universitario de 1987), las acciones de fuerza en la toma de las facultades y de los institutos, el antiintelectualismo extendido entre los jóvenes rebeldes (que los aisló del resto de la comunidad universitaria) y tácticas de choque que revelaban algún adiestramiento en el combate callejero, hacían ver un cambio de ánimo del estudiantado y un quiebre con respecto de los movimientos precedentes. La experiencia del Consejo General de Huelga, incluida la derrota y dispersión, fue el referente de donde surgirían algunas posturas más rígidas e intransigentes entre los unamitas para posteriormente extenderse a otras universidades públicas de la ciudad de México. Los neoanarquistas reivindican como propias algunas acciones de aquel movimiento: “alteración de murales, pintas, auditorios y aulas okupadas [sic], enfrentamientos contra granaderos, porros y estudiantes conservadores”. Cuando menos al 2000 se remontan las referencias a la violencia en el CCH Naucalpan, responsabilizándose primero a los porros y más adelante a narcomenudistas. De este colegio salieron parte de los encapuchados que se apoderaron de rectoría de la UNAM en abril de 2013 (a otros tantos se les vinculó con los paristas de la UACM). En el mismo mes, jóvenes embozados tomaron por unas horas la rectoría de la UAM Iztapalapa y, en noviembre, unos más ocuparon la rectoría de la UAM Xochimilco.10

Resulta difícil identificar plenamente a las organizaciones que confluyen en los actos de protesta. De acuerdo con algunas fuentes, participan el Frente Popular Revolucionario —un remanente de la insurrección oaxaqueña de 2006—, el Frente Oriente —con presencia en la ciudad de México y la zona conurbada del Estado de México, y que formó la Asamblea Popular de los Pueblos de Oriente—, además de otros pequeños grupos de distintas escuelas universitarias. El todavía jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, responsabilizó de los daños del 1 de diciembre al “Bloque Negro”, la “Cruz Negra” y la “Coordinadora Estudiantil Anarquista”. Y la fuerza pública golpeó y capturó indiscriminadamente a quienes estaban en el perímetro. Un activista quedó herido de muerte en la acción policiaca. Bloque Negro México, a la vez que se deslindó de “la violencia sin sentido”, admitió “que los ‘destrozos’ de ayer los hizo el pueblo, en una respuesta natural a la violencia provocada por el Estado durante tantos años”.11

En lo que respecta a los grupos mexicanos que se asumen anarquistas, algunos pertenecen a la Federación Anarquista Informal (FAI), formada en 2003 por varios núcleos libertarios italianos, a la que en 2011 se incorporó la Conspiración de Células del Fuego (CCF), de procedencia griega. Una y otra se planearon internacionalizar la lucha ácrata. Aquélla es posiblemente un membrete que aglutina y pretende dar coherencia a la actividad de distintos núcleos y permite a sus integrantes (individuos o colectivos) usar sus siglas añadiendo la denominación particular de cada organización. De las acciones reivindicadas por grupos libertarios mexicanos en 2011, tales como enfrentamientos con la policía y el ataque a las firmas emblemáticas de la empresa privada (sucursales bancarias, hoteles de lujo, cafeterías transnacionales, agencias de autos, etcétera), las más se atribuyen a Células Autónomas de Inmediata Revolución Práxedis G. Guerrero y a las CCF/FAI-México. Otro de los objetivos de estas organizaciones es asediar el “sistema tecnoindustrial”, acaso por eso los paquetes explosivos enviados a investigadores en nanotecnología de varias instituciones y el atentado fatal en contra de un biotecnólogo de la UNAM en noviembre de 2011 en la de por sí violenta ciudad de Cuernavaca.12
02-anarquistas-02-w

El segundo despliegue significativo de la táctica del bloque negro ocurrió en la manifestación del 2 de octubre que, desde hace 45 años, conmemora la masacre de la Plaza de las Tres Culturas. A eso de las 16:30 horas, muchachos de entre 15 y 20 años en su mayoría, irrumpieron en la movilización desde el Eje Central esquina con avenida Juárez, destruyeron el mobiliario urbano, sustrajeron mercancías de establecimientos comerciales y arrojaron petardos, bombas molotov, trozos de concreto, tubos y palos contra los uniformados. En una ciudad ya bastante resentida a causa del plantón magisterial, por tercera vez en menos de un año aquella avenida fue la arena del enfrentamiento entre los neoanarquistas y la policía, con un saldo de 32 agentes heridos y 102 personas consignadas, entre ellas José Luis Ramírez Alcántara (El Chómpiras), uno de los responsables de la toma del CCH Naucalpan y de otros actos de fuerza ya relatados. Una vez más la policía aprehendió indistintamente a quienes pasaban por el lugar de los hechos, mientras el subcomandante Marcos bendijo a los neoanarquistas con un ¿acaso existía “otra opción”?, burlándose de pasada de la resistencia civil pacífica de Andrés Manuel López Obrador, su verdadero competidor  en la franja del inconformismo: “¿lo de apagar la luz es para no ver a los anarquistas?”.13

Las implicaciones de lo que el anarquismo histórico llamaba “acción directa” son múltiples. La más inmediata es que niega la política: primero, porque la considera intrínsecamente espuria; segundo, dado  que las formaciones partidarias contemporáneas más poderosas buscan un hipotético centro, con lo que diluyen las diferencias y, en consecuencia, la elección entre A o B partido carece de sentido. En cualquier caso, el poder no pertenece a la gente sino al capital. Por otra parte, la acción misma clausura por principio toda negociación con la autoridad, no sólo de parte del bloque negro, también con respecto del conjunto de los manifestantes. La postura radical, incluso siendo claramente minoritaria, se afirma en el acto de fuerza e impone al conjunto del movimiento social su propia lógica. Carece de fines ulteriores, pues, aunque sus enemigos declarados son el Estado y el capital (“atacar la propiedad privada, y a sus guardianes serviles, es reivindicar la superioridad de la vida sobre la dictadura de los objetos”, comunicó la Coordinadora de las Sombras poco después de los acontecimientos del 2 de octubre), se consuma al momento de realizarse: cada cosa destruida o policía inhabilitado son más que simples medios en una lucha de largo plazo —como habría pensado el anarquismo clásico al imaginar todavía un futuro— ya que constituyen el objeto mismo de la acción, son para los rebeldes posmodernos —nihilistas en la medida en que no conciben una sociedad mejor— el propósito final en un presente carente de horizonte: “no nos dejaron soñar, ahora no los dejaremos dormir”, advierten. En tanto sea así, sin embargo, lamentaremos con Žižek “que la oposición al sistema no pueda articularse en forma de una alternativa realista, o al menos de un proyecto utópico con sentido, sino solamente adoptar la forma de una explosión sin sentido”, mostrando “un grave retrato de nuestra situación”.14

Carlos Illades
Historiador. Profesor del Departamento de Filosofía de la UAM-Iztapalapa. Su libro más reciente es De La Social a Morena. Breve historia de la izquierda en México.

Agradezco al profesor Marcelo Badaró y a Guillén Torres la información proporcionada para este texto.


1 Cuando Weitling y Marx se reunieron en Bruselas, en 1846, éste le pidió a Weitling que expusiera sus ideas con respecto a la organización de la clase trabajadora. Ante el desprecio que aquél mostró por la reflexión crítica en favor de una total empatía con los desposeídos, cuentan que Marx dio un puñetazo en la mesa y sentenció: “nunca la ignorancia ha ayudado a nadie”. Cit. Isaiah Berlin, Karl Marx, pp. 107-108.

2 George Rudé, La multitud en la historia. Los disturbios populares en Francia e Inglaterra 1730-1848, 4a ed., Siglo Veintiuno, Madrid, 1989, pp. 11 y ss.

3 Robert Linhart, De cadenas y de hombres, Siglo Veintiuno, México, 1979, pp. 16, 68, 89; Michael Hardt y Antonio Negri, Multitud. Guerra y democracia en la era del imperio, Debate, Barcelona, 2004, p. 128.

4 Conspiración de Células del Fuego, La nueva guerrilla urbana anarquista, Atenas, Internacional Negra, 2013, p. 6. A esta estrategia de lucha algunos la llamaron “violencia aventurera”. Carlos Pereyra, Política y violencia, FCE, México, 1974, p. 38.

5 “Black blocs sao politizados e expressam revolta contra injustiças sociais, diz pesquisador”, entrevista de Tadeu Breda a Francis DupuisDéri, Rede Brasil Atual, 28 de octubre de 2013.

6 “Black bloc and Occupy Oakland”, Corrente, 11 de junio de 2011; “Grecia: piazza Syntagma si svuota: arrivano i black bloc”, Blitz Quotidiano, 12 de febrero de 2012.

7 “’Bloque negro’ hace presencia en Egipto”, 24 Horas, 26 de enero de 2013; “Roma si ferma per il corteo in centro Sos infiltrati, espulsi 5 black bloc”, http://roma.repubblica.it Fecha de consulta 4/11/2013; Marcelo Badaró, “Sobre toupeiras e bumerangues: as jornadas de junho e as lutas socias em curso no Brasil”, Rubra Colectivo, 18 de octubre de 2013.

8 “Bloque Negro y EPM-LN”, Reporte Índigo, 3 de diciembre de 2012; Adolfo Gilly, “La provocación del primer día”, La Jornada, 17 de diciembre de 2012; “¿Quiénes protestaron el 1 de diciembre y por qué?”, Animal Político, 25 de noviembre de 2013.

9 Subjetiva la denominan por su visibilidad, distinta de la violencia sis- témica constitutiva de la dominación. Slavoj Žižek, Sobre la violencia. Seis reflexiones marginales, Paidós, Barcelona, 2009, p. 22. “Contraviolencia” llaman a estas respuestas beligerantes al poder. Étienne Balibar, Violencias, identidades y civilidad, Gedisa, Barcelona, 2005, p. 107.

10 Rabia y Acción, núm. 9, enero de 2012, s.p.; “¿Más violencia de los ‘porros’ en el CCH Naucalpan?”, El Universal en línea, 10 de marzo de 2000; “Exigen poner fin a la violencia porril en el CCH Naucalpan”, La Jornada, 28 de octubre de 2006; “Encapuchados toman rectoría de la UNAM”, El Universal en línea, 20 de abril de 2013; “Encapuchados toman la rectoría de la UAM Iztapalapa”, Excélsior en línea, 24 de abril de 2013; “Toman ‘encapuchados’ rectoría de UAM Xochimilco”, Milenio en línea, 6 de noviembre de 2013. Se cita el primero.

11 “¿Quiénes protestaron el 1 de diciembre y por qué?”, Animal Político, 25 de noviembre de 2013; Arturo Rodríguez García, “El Estado es el violento”, Proceso, 19 de mayo de 2013; “Bloque Negro y EPM-LN”, Reporte Índigo, 3 de diciembre de 2012; “Comunicado de Bloque Negro México sobre los acontecimientos del 1 de diciembre”, Webguerrillero. Periódico digital de las izquierdas del siglo XXI, 2 de diciembre de 2012. Énfasis añadido. De acuerdo con una nota periodística, la Cruz Negra Anarquista se formó en 2006, y la Coordinadora Estudiantil Anarquis- ta en 2010. “Grupos anarquistas, la mano que creo el caos en la ciudad de México”, El País en línea, 2 de diciembre de 2012.

12 Agencia de Prensa Asociativa (APA), “Chronologie de la FAI”, http:// apa.online.free.fr/article.php3?id_article=236. Fecha de consulta 6/1/2014; Insurrectionary Anarquism in Mexico 2011 (s.p.i.), pp. 4-11; Marco Appel, “Alarma por los anarquistas mexicanos”, Proceso, 21 de abril de 2013; Marco Appel, “Anarquistas: lo del 1 de diciembre fue ‘autodefensa’”, Proceso, 16 de diciembre de 2012.

13 “Violencia en marcha del 2 de octubre; encapuchados atacan con bombas molotov”, Imagen Radio, 2 de octubre de 2013; “El Bloque Negro (¿anarquista?) en los medios mexicanos”, Radio Nederland Internacional, 2 de noviembre de 2013; “Líder del Bloque Negro, uno de los detenidos del 2 Oct Mx”, El Universal en línea, 3 de octubre de 2013; Cit. “Censura el subcomandante Marcos ataques a anarquistas y las ‘reformas estructurales’”, La Jornada, 5 de noviembre de 2013.

14 “Los encapuchados responden… ¡Con la revuelta no podrán!”, www.proceso.com. Fecha de consulta 8/11/2013.; Žižek, Sobre la violencia, p. 95.

 

4 comentarios en “Anarquistas posmodernos

  1. Gracias Carlos. Por compartir algo de lo que tú escribes. Es muy interesante.

  2. Muy buen artículo, sin embargo utilizar posmodernos como adejtivo, absolutamente sobra -jamás se explica su carácter posmoderno-. El título debió ser neo anarquistas.

    • Gracias, Aldo. En otros textos los he llamado neoanarquistas. Preferí ahora agregar posmodernos para subrayar que están más allá del horizonte utópico (moderno) en donde el futuro otorgaba sentido al presente y sería mejor. En la historicidad fracturada que acompaña a la posmodernidad, el futuro, si lo hay, parece una degradación del presente, es distópico.

  3. Yo diaria qu estos grupos son “premodernos” en sus acciones, pero que que son modernos porque usan los medios comunicación digitales , para expandir sus acciones. Además el texto me parece muy descriptivo, no genera una reflexión más profunda , que la que ya ha elaborado el revista Proceso. Pero considero que los “neoanarquistas” mexicanos son el síntoma de algo más profundo: la descomposición social del país el profundo rencor social de un sector de jóvenes, sin futuro “socioeconómico”. El accionar de estos grupos es en realidad, es efímero, como muchas de las cosas de este siglo XXI. A donde están esos grupos en este momento…????