Hasta donde sabemos, este es el primer intento de medición académica de los índices de muertos y heridos en enfrentamientos entre las fuerzas federales —Policía, Ejército, Marina— y presuntos miembros del crimen organizado

Una de las principales críticas a la estrategia del gobierno federal en materia de seguridad es el lugar central que ocupan las fuerzas federales, en especial los militares, en el combate contra el crimen. Ello es porque su participación implica el uso de la fuerza desde una lógica de guerra. Según la Secretaría de la Defensa Nacional, a partir de 2008 los operativos militares en contra del narcotráfico aumentaron sustancialmente: fueron 27 en 2007, 56 en 2008, 98 en 2009 y 86 en 2010.1 A la par, las quejas contra el Ejército presentadas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) también se han incrementado: mientras que en 2007 hubo 182 quejas, en 2008 hubo mil 230, mil 791 en 2009 y mil 415 en 2010. La Secretaría de la Defensa hoy ocupa el primer lugar como la autoridad más señalada por presuntas violaciones a los derechos humanos. Ello contrasta con el noveno que ocupaba en 2006.

En todo enfrentamiento policial o militar donde se usa la fuerza letal se producen muertos y heridos en ambos bandos. Un número de presuntos delincuentes muertos que exceda en mucho al número de heridos indica un posible abuso de la fuerza. El sociólogo brasileño Ignacio Cano llama a esta relación (de muertos y heridos) “índice de letalidad”. Ofrecemos aquí una medición del índice de letalidad de las fuerzas federales mexicanas: Ejército, Marina y Policía Federal.

Para este estudio construimos una base de datos con reportes de prensa de los diarios El Universal y La Jornada sobre enfrentamientos registrados entre enero de 2008 y mayo de 2011 entre fuerzas federales y presuntos miembros del crimen organizado, así como sus resultados en terminos de muertos y heridos.2 La información refleja sólo una parte de los enfrentamientos, pero la consideramos suficiente como para construir algunos indicadores.

Según estos reportes, en los años estudiados se registraron 224 enfrentamientos: 39 en 2008, 39 en 2009, 107 en 2010 y 39 en los primeros cinco meses de 2011. Destaca el hecho de que el Ejército participa en tres de cada cuatro enfrentamientos registrados (aunque en algunos casos conjuntamente con otras fuerzas federales). La tabla 1 muestra el número de fallecidos y de heridos en los enfrentamientos.

tabla1

Como puede verse, el número de fallecidos de las fuerzas de seguridad es casi ocho veces menor que el de los civiles fallecidos. El número de heridos, para las fuerzas de seguridad, también es superior al número de fallecidos. Para los civiles, en cambio, el número de fallecidos es más de cuatro veces el número de heridos. Construidas las proporciones de fallecimientos sobre estas cifras, tenemos que en los enfrentamientos en que exclusivamente participó la Policía Federal murieron 1.4 presuntos delincuentes por cada policía federal muerto, pasando a cuatro presuntos delincuentes muertos por cada policía federal o soldado muerto en el caso de la participación conjunta con el Ejército. La tasa se eleva notoriamente si consideramos los enfrentamientos en los que participó solamente el Ejército (13.8) o la Marina (34.5, aunque sólo tiene 14 enfrentamientos registrados en las fuentes consultadas). Los resultados proporcionales pueden verse en la tabla 2.

tabla2

En la tabla 3 se presenta el “índice de letalidad”. Puede verse que en los enfrentamientos en los que participó la Policía Federal fallecieron 2.6 presuntos delincuentes por cada uno que resultó herido. Los muertos por cada herido se elevan a nueve y a 17 para el caso del Ejército y la Marina, respectivamente.

tabla3

Comparemos nuestras cifras con Brasil, cuya policía ha sido investigada por las Naciones Unidas por cometer supuestas ejecuciones extrajudiciales. Con información de la Secretaría de Seguridad Pública de San Pablo3 es posible calcular el índice de letalidad de la Policía Militar paulista en intervenciones en que ha usado armas de fuego. El valor más alto en los últimos cinco años corresponde a 2006, con dos civiles fallecidos por cada herido, valor más bajo que el 2.6 que presenta la Policía Federal en el caso mexicano. Sin embargo, una investigación sobre el sesgo racial del uso de la fuerza letal por parte de la Policía Militar del estado de Río de Janeiro arroja valores más altos. Durante la década de los noventa, Ignacio Cano calculó el valor de los índices de letalidad que se presentan en la tabla 4.

tabla4

El índice de letalidad de la policía brasileña adquiere los valores más altos en el caso de presuntos delincuentes cuya raza es distinta a la “blanca” y cuando los enfrentamientos tienen como escenario los barrios más populares y marginados de la ciudad (favelas). En esos casos el índice alcanza valores de ocho y nueve presuntos delincuentes muertos por cada herido, similar al que presenta el Ejército en México según los reportes de prensa presentados en la tabla 3.

Para corroborar los resultados obtenidos de la prensa y probar posibles sesgos de la información de prensa, solicitamos, a través del IFAI, información de la Sedena (folio 0000700083811). Esto nos permitió recalcular el índice de letalidad, comparando su evolución en los distintos años.

tabla5

Con un total de mil 598 civiles fallecidos y 253 civiles heridos, el índice de letalidad general del Ejército mexicano es de 6.3, por debajo de la Policía Militar de Río de Janeiro (en las favelas y ante presuntos delincuentes mulatos o negros). Dos variaciones en el índice de letalidad del Ejército resultan preocupantes: el aumento año con año del índice de letalidad del Ejército y las variaciones observables por estado. Durante 2010 y hasta mayo de 2011, dos terceras partes de los civiles fallecidos en enfrentamientos se concentraron en dos estados del país: Nuevo León y Tamaulipas. Ahí, el índice de letalidad adquiere valores que superan con creces a los del resto del país. En cinco meses de 2011, en el estado de Tamaulipas, los enfrentamientos del Ejército dejaron un saldo de 25 civiles fallecidos por cada herido.

tabla6

El Estado mexicano tiene muchos pendientes en materia de información, construcción de indicadores y controles institucionales de los abusos en el uso de la fuerza pública, en particular de la fuerza letal. Los datos del estudio cuyo resumen ofrecemos en nexos4 muestran que la actuación del Ejercito y la Marina en tareas de seguridad pública tiene resultados alarmantes. Estas instituciones están diseñadas para cumplir funciones distintas a las de seguridad pública y sus miembros entrenados para combatir en contextos de guerra. A partir de las características de la formación militar, no es razonable esperar otros resultados y éstos no pueden ser ignorados en la reflexión pública sobre los límites de la participación del Ejército y la Marina en tareas de seguridad. Las decisiones que se tomen hoy en torno a este punto, definirán el tipo de Estado en que viviremos.

Catalina Pérez Correa. Investigadora del Departamento de Estudios Jurídicos del CIDE.
Rodrigo Gutiérrez Rivas. Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.
Carlos Silva Forné. Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Agradecemos el apoyo de Karen Silva Mora y Benjamín Cervantes en la investigación de este trabajo.

1 Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI). https://www. infomex. org.mx/ gobierno federal/ modulo Publico/ rMedio ElectP.action? idFolioSol =0000700013611 &idTipoResp=6#
2 Se consideró como enfrentamiento aquel evento donde presuntos miembros de organizaciones criminales sostuvieron un intercambio de fuego con integrantes de las mencionadas fuerzas de seguridad. Si las cifras de muertos o heridos no coincidían en los informes de prensa recabados, se consultaba un tercer periódico, Reforma, o un cuarto, La Crónica, si Reforma no registraba el hecho. Si las cifras continuaban sin coincidir o la tercera fuente no tenía registro, se recurría a una regla por la que debíamos considerar el menor número de muertos y el mayor número de heridos.
3 http://www.ssp.sp.gov.br/estatistica/trimestrais.aspx
4 La versión completa de este estudio fue publicada como documento de trabajo no. 160 por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM con el título Uso y abuso de la fuerza letal por parte de las fuerzas federales en enfrentamientos con presuntos miembros de la delincuencia organizada, septiembre, 2011. Puede ser adquirido en la librería del Instituto.