Vía Funari

Feas gárgolas espían desde tu bien iluminada ventana, el Palacio Gaetani exhala vahos de trementina y barniz, y Gino's donde era bueno el café y yo recogía mis llaves, ha desaparecido. En su lugar apareció una boutique; vende medias y corbatas, en verdad más necesarias que él o nosotros desde cualquier punto de vista. Y tú estás lejos en Túnez o en Libia, contemplando el dorso de las olas, cuyo encaje sigue adornando la costa italiana: ¿en homenaje a Séptimo Severo? Dudo si de todo esto debería echársele la culpa al dinero, al paso del tiempo o a mí. En cualquier caso, no es menos probable que el cosmos, fatigado de su famosa condición inánime y de su bastante malvada infinitud, busque para sí mismo una morada terrestre; y nosotros siempre estamos a la mano. Francamente, uno debería estar agradecido cuando el cosmos se confina sólo a un apartamento, alguna expresión facial, unas cuantas células cerebrales, y no nos somete directamente del modo en que lo hizo con nuestros padres, nuestro pequeño hermano o hermana, G.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 1996 Marzo