Campo solar en Sonora, ¿buena noticia?

En su conferencia matutina del 17 de junio, el presidente habló de la construcción de un parque solar a gran escala en el estado de Sonora. Es una buena noticia que el presidente se haya enterado del alto potencial de generación limpia que tiene el país y que quiera aprovecharlo. Hay que celebrar ese buen primer paso.

Al parecer, el proyecto es ajeno a la CFE. Por eso también da gusto que el presidente deje de pensar en los monopolios que han estado en el centro de su política energética hasta ahora; además, es buena noticia que ya piense en generación distinta a la de la Comisión. Es el inicio de entender que existen mercados eléctricos, vamos progresando.

Ahora bien, en estos momentos, ¿qué tan viable es técnicamente un parque solar en Sonora?

En ese estado hay permisos de generación para 51 parques solares fotovoltaicos por 3863 MW que van desde 0.7 hasta 300 MW. Los proyectos pequeños, como los de 0.7 y 1 MW, son para generación in situ: la energía producida se consumirá en el mismo sitio en el que se genera ―es muy probable que sean proyectos instalados en el techo de alguna nave industrial―. Según información de la Comisión Reguladora de Energía, del total de permisos, 770 MW son para construcción y operación de fotovoltaica.

Ilustración: Oldemar González

Pero, además de fotovoltaica, Sonora tiene generadores de ciclo combinado, eólicas e hidroeléctricas que hacen que la generación de Sonora sea superior a su demanda.

La región noroeste del Sistema Eléctrico Nacional ―que incluye principalmente a Sonora― genera casi 800 MW de energía eléctrica más de lo que consume en horas de generación solar. Estos excedentes se exportan, sobre todo a la región occidental del sistema. Pero la presencia de tantos generadores solares no sólo implica un exceso de generación, sino que haya energía de muy bajo precio en la zona. Lamentablemente, por razones regulatorias, esos costos bajos no se reflejan en las tarifas de la CFE.

Dentro de las subastas de energía eléctrica de largo plazo se asignaron contratos que llevaron a la instalación de varios proyectos en la zona norte del país a muy bajo precio; Sonora fue uno de los estados que los recibieron. Pero, junto con los proyectos de generación, se gestaron proyectos de transmisión que buscaban unir a Sonora con Mexicali para terminar de interconectar al sistema de Baja California ―que actualmente está conectado a California, pero no al sistema eléctrico nacional―. Así, buena parte de la energía de bajo costo generada en Sonora se transportaría a Baja California y mitigaría los problemas de falta de energía que tiene ese estado, sobre todo a medio día en verano. Pero, apenas iniciado, el proyecto fue cancelado por el actual gobierno ―y Sonora se quedó con un exceso de energía.

De hecho, uno de los pretextos de la Secretaría de Energía para suspender o no realizar las subastas fue que generarían un desbalance de energía en el sistema. Subrayo pretexto porque el mecanismo de subastas es flexible y permite establecer reglas que regionalicen la instalación de parques.

Entonces, ¿es viable un proyecto solar en Sonora?

Técnicamente sí, pero deben tomarse en cuenta las variables que lo complican. En primer lugar, el exceso de generación de energía en la región haría que la energía generada en un parque solar y entregada a la red tenga un pago muy bajo. Si bien esto puede ser atractivo para el usuario, tener un retorno de inversión mucho más largo que en otro sitio dificulta el financiamiento para quien realiza el proyecto.

En segundo lugar, se requeriría nueva inversión en transmisión ―ya sea para retomar el proyecto de conexión a Baja California o para reforzar la conexión de la región noroeste con la norte u occidente― pues frecuentemente estos enlaces están saturados.

En tercer y último hay algo importante que considerar. Existe la creencia de que al ser mayor la radiación en Sonora, es mejor la generación fotovoltaica. De hecho, el propio Programa de Desarrollo del Sector Eléctrico Nacional dice:1 “La generación distribuida (GD) se refiere a la generación de energía eléctrica de forma local […] a través del uso de tecnologías de generación que aprovechan […] el calor del sol”.

Tremenda ignorancia: un panel solar y un inversor ―el corazón del parque― requieren de radiación para generar electricidad, pero no para calentarse. Al calentarse los paneles, un lugar tan cálido como Sonora durante el verano tendrá un menor rendimiento. De hecho, la producción puede ser mayor en otros sitios con una radiación inferior pero con una temperatura más baja. Se debe buscar instalar parques en las zonas que tienen déficit de energía, no exceso de generación.

Entonces, celebremos que el presidente haya descubierto que la energía solar es barata y que piense en otras empresas. Pero esperemos que no tarde el resto del sexenio en entender que sus ideas de impulsar los combustibles fósiles y los monopolios no son buenas para el desarrollo sustentable de México.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía


1 Página 37, punto 5.2.4, primer párrafo.

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: Energía