A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

En los dos primeros años de esta administración los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) se redujeron drásticamente; tanto que el saldo observado al cierre de 2020 (9.5 mil millones de pesos —mmdp—) marcó un mínimo histórico e incluso estuvo muy por debajo del monto de la aportación inicial del fondo, hecha en abril de 2001: 21.5 mmdp. En consecuencia, el FEIP, al cierre del primer trimestre de 2021, se encuentra en su nivel más bajo desde 2013: 15.8 mmdp.

Ilustración: David Peón

Como solución al descalabro que han sufrido los ingresos públicos desde el primer año del gobierno de López Obrador se decidió financiar el gasto público con ingresos no recurrentes: vivir del “guardadito”. En dos años se consumieron casi 279.7 mmdp del FEIP, del ahorro “neoliberal”. No se ha explicado cabalmente su uso ni cuándo ni cómo van a reponerse esos recursos. El 2021 es uno de los pocos años en lo que va del siglo que las finanzas públicas se encuentran navegando francamente a la deriva, sin un fondo de estabilización que responda en caso de urgencia.

¿Cómo fue posible llegar a este punto? La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH) deja mucho que desear: no cuenta con mecanismos más efectivos para provocar que el Poder Ejecutivo rinda cuentas de sus decisiones en materia fiscal. Pero ése no fue todo el problema para el caso que nos ocupa. La regulación del FEIP (tanto en la ley como en sus reglas de operación, ROP) es bastante clara; en principio, el gobierno federal no debió agotar el patrimonio del fondo el año pasado. En las ROP se limita su uso en un año; la reserva al final de un ejercicio, con respecto al saldo registrado el último día del año anterior, no debe ser menor al 50 % del límite máximo establecido en el artículo 19 de la ley. . Tal artículo establece una fórmula para calcular la magnitud de la reserva, la cual resultó de 253.6 mmdp.1 Por tanto, el gobierno no debió gastar más del 50 % de ese monto, es decir, 126.8 mmdp durante 2020, pero lo gastó casi todo. Al cierre de 2019, todavía tenía en el FEIP 158.5 mmdp.

De haber acatado la regulación, el gobierno federal hoy tendría más recursos en ese fondo. Al mes de abril de este año los ingresos tributarios van tablas en relación con lo previsto para financiar el gasto de ese año. Fueron 0.3 % (4.2 mmdp) superiores a su meta para 2021. Pero los ingresos petroleros reportaron un rezago de 13.3 % (-41.5 mmdp). Si no consideramos las transferencias del gobierno federal a Pemex hechas en el IT21, que indebidamente se registran como ingreso petrolero, el rezago es mayor: 33.4% (-104.5 mmdp).

Para salir a flote, el gobierno seguirá liquidando fideicomisos, endeudándose o disminuyendo el gasto. Vemos recortes alarmantes. El gasto de la Secretaría de Salud reportó un subejercicio de 4 % hasta abril. La debilidad de su gasto fue impulsada por el Insabi: su gasto equivale al 70 % (32.2 mmdp) del presupuesto total de la secretaría. Tal instituto transfirió 28.4 mmdp a las entidades federativas. No se cuenta con el monto aprobado hasta abril, pero si los recursos transferidos se comparan con los del año pasado, hubo una reducción anual de 13.5 %.

La regulación es más funcional de lo que queremos reconocer, pero para que surta efecto es necesario que funcionen los contrapesos institucionales. La Cámara de Diputados, aplanada por la bancada del partido en el poder, se dedicó a consentir los intereses del presidente y no supervisó el uso del FEIP. Veamos si con la nueva conformación se fortalece. Urge.

 

Mariana Campos
Coordinadora del Programa de Gasto Público de México Evalúa

Nota: En esta versión se corrigieron las cifras relacionadas con la reserva y el gasto del FEIP en 2020. 


1 Artículo 19, fracción IV. Los ingresos excedentes se destinarán a los fondos a que se refiere esta fracción hasta alcanzar una reserva adecuada para afrontar una caída de la Recaudación Federal Participable o de los ingresos petroleros del gobierno federal y de Petróleos Mexicanos. El monto de dichas reservas, en pesos, será igual al producto de la plataforma de producción de hidrocarburos líquidos estimada para el año, expresada en barriles, por un factor de 3.25 para el caso de los incisos a) y b), y de 6.50 en el caso del inciso c), en todos los casos por el tipo de cambio del dólar estadunidense con respecto al peso esperado para el ejercicio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.