Los PIE, ¿qué son y por qué?

Desde la nacionalización de la industria eléctrica en 1960, el sector ha tenido varios cambios. En los años 70 del siglo pasado se permitió a cada quien generar energía para satisfacer las necesidades propias, después se permitió generar en un sitio, consumir en otro y pagar por el “porteo” de energía.

Pero en los 90, independientemente de la energía que generan privados para su consumo propio, fue necesario incrementar la capacidad de generación para lo que en ese entonces se definía como “servicio público”: dar energía a los hogares, a negocios pequeños y al servicio público (alumbrado, gobiernos, etc).

Pero el gobierno no tenía dinero para hacerlo. Entonces buscó mecanismos mediante los cuales la CFE pudiera obtener energía e ir pagando a lo largo del tiempo con lo que cobraba de los recibos de sus clientes.

Entonces se crearon las figuras de Productores Independientes de Energía, que fueron básicamente de dos tecnologías: ciclo combinado y años después, con la necesidad de tener energía limpia, generadoras eólicas.

Las reglas para ser PIE son básicamente tres:

1. Que el costo de la energía que entregaran a la CFE sea menor que el costo con el que la CFE generaba la energía, con la misma tecnología.

2. Que se entregara la energía en el punto que La CFE la pedía.

3. Que aunque la demanda era variable, los PIE tuvieran cierta capacidad mínima para entregar energía todo el tiempo. O sea: si la generadora era de 100 MW, debía tener al menos 95 MW disponibles todo el tiempo.

Primero, todos los PIE entregan la energía a un costo menor que la CFE, por tecnología.

Por ejemplo, en septiembre pasado cada megawatt/hora generado por eólicas de la CFE costó 1 719 pesos, mientras que a los PIE se les compró en 1 407 pesos. El caso de ciclo combinado, a la CFE cada megawatt hora propio le costó 1 529 pesos contra 1 150 pesos el megawatt comprado a PIE.

Ilustración: Víctor Solís

Ahora ¿cómo se paga la energía a los PIE? El costo por megawatt hora es una suma de dos conceptos: infraestructura y operación. ¿Cómo es esto? Tener energía depende de tener el equipo de generación (infraestructura) y tener combustibles, mantenimiento, entre otras cosas. El equipo se compra, instala y es un costo único que se va pagando por el periodo de contrato, es el costo fijo. Depende del costo del equipo como tal y del financiamiento que el privado obtiene y/o da. El costo de mantenimiento y combustibles variará dependiendo, por ejemplo, del costo del gas.

Entonces, efectivamente tienes dos tarifas, el costo fijo y el variable. Los sumas y así tienes el costo al que le cobras la energía que entregas a la CFE.

Pero el costo fijo no es del todo fijo, sino que tiene una variante. Como dije en la regla tres arriba, tener la maquinita no significa que esté a toda su capacidad. Si una empresa no da la atención adecuada a su equipo, puede no estar totalmente disponible. Para asegurarte que esté a toda su capacidad, el costo fijo depende de que esté así.

Entonces, si la generadora privada tiene por lo menos el 95 % de su capacidad asegurada, se le paga el 100 % de la capacidad. Si por falta de mantenimiento o lo que sea que suceda, su disponibilidad baja, se le va descontando del costo fijo. Si la capacidad de generar baja de un porcentaje dado, de plano no se le paga ese periodo de tiempo.

El otro costo, el variable, dependerá de cuánto se le pida generar.

Si la CFE sólo pide el 50 % de la energía que un privado puede entregar, pero la maquina está disponible el 100 % del tiempo, se paga el costo fijo completo y el costo variable por el tiempo que se usa (y la cantidad de gas que se quema).

De esta forma, te aseguras de que la capacidad esté disponible siempre con métodos financieros y a la empresa le conviene invertir constantemente para tener sus maquinas en perfecto estado.

¿Se pagan dos tarifas? Si. ¿Es más caro eso? No.

Y de hecho hay un “ganón” en todo esto, que es la CFE.

Los PIE se licitaron en concursos internacionales abiertos y ganó quien ofreció costos más bajos cumpliendo con las reglas y garantizando calidad en la operación.
Por cierto, la CFE en Baja California, suele usar mayormente la capacidad de PIE de forma constante ante la incapacidad de operar con sus plantas de combustóleo de forma confiable.

Con todo esto ¿Por qué desde la CFE se ha atacado a los PIE?

La razón no puede estar en sus costos (le cuesta menos que su propia energía) ni en problemas operativos del sistema (en casos como Baja California, son los que mantienen la confiabilidad del sistema) sino que es posible que sea por razones personales: el actual director de la CFE, cuando fue Senador de la República, interpuso un recurso de inconstitucionalidad en contra de los PIE y perdió, esto en sexenios anteriores.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: Energía