Compartimos el pronunciamiento de la planta docente del Centro de Investigación y Docencia Económicas respecto al recorte presupuestal a la institución anunciado este fin de semana.


A la H. Cámara de Diputados:
A la opinión pública:

La Asociación de Profesores Investigadores del Centro de Investigación y Docencia Económicas (APICIDE), órgano que agrupa al personal académico de esta institución pública de educación superior, manifiesta su desconcierto y desacuerdo frente a la propuesta de reducir el financiamiento del CIDE para 2019, así como el de otros centros e instituciones dedicados a la investigación científica y la enseñanza superior.

El recorte consignado en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, de 6.1% en términos reales, se suma a recortes aplicados durante los últimos dos años presupuestales, lo que acumula una caída sustantiva en los recursos disponibles para el desempeño de las tareas esenciales de investigación y docencia que se realizan en la institución.

El CIDE ha sido, desde su origen, una institución pública regida por tres principios torales:

1) Ofrecer oportunidades de educación superior, pública y de la más alta calidad, a las y los jóvenes mexicanos, sin distinciones socioeconómicas o regionales, y especialmente a los más vulnerables.

2) Generar y difundir conocimiento en las ciencias sociales y las humanidades relevante para la comprensión, deliberación y solución colectiva de los problemas más urgentes del país.

3) Contribuir, desde la investigación científica y la enseñanza, a la movilidad social y la construcción de una sociedad más próspera y equitativa.

A pesar de su reducido tamaño, el CIDE ha hecho contribuciones importantes a la comunidad científica nacional e internacional. Nuestros departamentos académicos y programas educativos (licenciaturas, diplomados, maestrías y doctorados) están clasificados entre los mejores del país y de América Latina. Los profesores de la institución publican en revistas científicas y editoriales del mejor nivel a escala internacional, además de estar sujetos a evaluaciones periódicas tanto internas como externas. Nuestros egresados se caracterizan por su compromiso público y una alta tasa de incorporación laboral—una de las grandes preocupaciones del nuevo gobierno.

Todo ello, se realiza con una planta académica relativamente reducida y recursos limitados, dadas las barreras estructurales a la inversión en ciencia, tecnología y educación superior en el país. El discurso y las acciones de austeridad republicana no nos son ajenas, porque en gran parte es una de las señas de identidad de nuestra institución.

Somos sensibles a la exigencia social, recogida por el nuevo gobierno, de uso racional de los recursos públicos y absoluta probidad. Los consideramos principios elementales de la vida pública. También reconocemos que es posible hacer más con menos. En esa lógica, nos corresponde a todas y todos exigir y ejercer más transparencia y eficiencia en el gasto, incluyendo el gasto universitario. La planta académica del CIDE asume el compromiso.

Al mismo tiempo, creemos que la austeridad no puede estar reñida con un financiamiento adecuado y suficiente para la educación superior y el desarrollo científico, acorde con su importancia para la construcción de una sociedad más próspera e igualitaria. Aplaudimos sin duda el esfuerzo del Presidente Andrés Manuel López Obrador y los legisladores para apegarse a sus compromisos de campaña y que las universidades públicas mantengan, al menos, la asignación reconocida en el presupuesto del ejercicio anterior, actualizada con la inflación.

Sin embargo, nos preocupa que los centros públicos de investigación CONACYT, también abocados a la educación superior y la investigación, queden fuera de la rectificación. De materializarse, los recortes presupuestales propuestos afectarían de manera significativa la capacidad del CIDE de ejecutar sus tareas esenciales, en un momento en el que México y el mundo requieren más, no menos, inversión en educación, tecnología, ciencia y divulgación.

Ante esta situación, exhortamos respetuosamente a los miembros del Congreso de la República a que, en ejercicio de sus facultades constitucionales de análisis y revisión, eviten que el CIDE y otros centros públicos de educación superior sean penalizados en el Presupuesto de Egresos 2019.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.